Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[blocks in formation]

cuya estampa es movida por otro excéntrico. Al comenzar á funcionar la máquina la horquilla AB se apoya sobre la pila de papel cortado, á tiempo que, haciendo el fuelle una aspiración, como toma el aire del tubo AB, hace una espiración que obliga á la primera hoja de la pila á adherirse a las planchas A y B, y avanzando el carretón se lleva la hoja a colocarla sobre la caja, en cuyo momento se descubre un pequeño orificio que lleva el tubo, que es articulado, y queda la hoja suelta sobre la caja; al retirarse la horquilla baja el émbolo, que obliga al papel á introducirse en la caja, iniciando los cuatro dobleces de sus cuatro puntas; se retira el émbolo, y á este tiempo el fuelle envía viento á los costados de la caja, con lo que hace que las puntas de los sobres se inclinen hacia el interior, en cuyo momento vuelve á bajar el émbolo y completa los dobleces, separándose momentos después al fondo de la caja, que se inclina y deja resbalar el sobre sobre la tabla. Si las funciones de la máquina se limitaran á cuanto llevamos dicho, no se conseguiría más que el plegado me. cánico; pero al mismo tiempo engoma, pega, y, si es necesario, también imprime; para lo prime. ro, en tanto que se deposita el papel sobre la caja y antes de que baje el émbolo à doblarle, tropiezan las orillas de las dos hojas largas con unas esponjas mojadas en la goma, con lo que se consigue el engomado; además, para asegurarse de que las cuatro puntas del sobre se han plegado en el orden requerido el émbolo es hueco por la parte inferior, lleva cuatro planos inclinados con diferente inclinación que hacen al bajar la segunda vez las puntas se vayan que doblando sucesivamente y no todas á la vez, recogiéndose estos planos bajo la plancha en el momento de ejercer la presión, con lo que se consigue el pegado; el engomado de la punta batiente generalmente se hace á mano, como dijimos antes, pero pudiera hacerse con la misma máquina, sin más que construir el émbolo de forma tal que no oprima á dicha hoja. Por úl timo, como la máquina puede también sellar ó imprimir, se consigue lo primero con un troquel que toma la tinta de rodillos como una máquina litográfica, y que hace el timbre al tiempo que la esponja consigue el engomado, y la impresión se consigue sustituyendo el fondo de la caja por un cajetín de imprenta, en el que se hace la composición del rótulo que se ha de imprimir. La máquina Remond produce al día unos 20 000 sobres completamente terminados.

El baño para el engomado era en un principio una disolución muy clara de goma arábiga; después se empleó una disolución de ésta en clara de huevo, y modernamente se hace uso de la fórmula aconsejada por el periódico francés La Litographic, y que se consigue mezclando en 10 partes de agua cuatro de dextrina, con dos de ácido acético y dos de alcohol, haciendo la disolución á un fuego suave ó al baño de María. Otra preparación que puede emplearse, aconsejada por la Revista Popular de Conocimientos Utiles, y debida al Dr. Hager, consiste en disolver 2 gramos de sulfato de alúmina en 20 centímetros cúbicos de agua; por separado se disuelven por cada 5 centímetros cúbicos de agua y en éstos 2 gramos de mucilago, agregando 250 gramos esta disolución á la preparación anterior; en lugar del sulfato de alúmina se puede emplear el sulfato doble de alúmina y potasa (alumbre), aun cuando no parece dar tan buenos resultados. En cuanto a los sobres de seguridad, privile giados en España con patente de invención nú

de

mero 9 068, de que hemos habiado en otro artículo (V. PRECINTO), su corte es mucho más sencillo de hacer, como demuestra la fig. 2 de dicho artículo (véase); el taladrado que los rodea se hace con una estrella de puntas como las que se usan para señalar patrones, ó bien le hacen una serie de puntas que lleva la máquina de cortar; la goma que se emplea para pegarlos es muy fuerte; el sobre va plegado y pegado en su totalidad, excepto por CD, llevando engomada la pequeña faja rq, que es la que le cierra definitivamente. También se han construído cartas con sobre de este sistema, en que la carta va pegada al sobre por AB, y entonces el sobre queda abierto, pero engomadas las bandas ae, bf y rq.

Los sobres de luto pueden llevar éste, que consiste en una franja negra por el haz y por el envés del sobre cerrado, ó bien en una sola esquina, la de la izquierda; por el haz se fabrican como los demás, y sólo queda ponerles el luto, lo que se puede hacer por medio de un estarcido con tinta de China y una brocha de mucha ropa y pelo fuerte y corto, ó por el procedimiento de imprenta ó litografía, o mejor por el sistema Minerva, esto es, con una tela mojada en tinta, á la que oprimen sobre el sobre unas regletas del ancho que la faja deba tener; también se hacen en algunas litografías á mano y con pincel fino y tinta de China, pero resultan desiguales y mucho más caros que por los otros procedimientos indicados.

Finalmente, los sobres para tarjetas sólo difieren de los ordinarios en el tamaño, y por tan to nada nuevo podemos decir de ellos, sino que se hacen de tamaños diferentes, como los destinados á cartas, oficios, pliegos, valores y toda clase de documentos.

SOBRE (del lat. super): prep. ENCIMA.

Allí, SOBRE el monte Calpe, que es en lo postrero del Estrecho hacia el mar Mediterráneo, afirman que Hércules levantó un castillo, etc.

[ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small]

- SOBRE: En prenda de una cosa.

Suplico á vuesa merced sea servido de prestarla SOBRE este faldellín, que aquí traigo de colonia, media docena de reales. CERVANTES.

SOBRE esta alhaja préstame veinte duros.
Diccionario de la Academia.

- SOBRE: En el Comercio se usa para denotar la persona contra quien se gira una cantidad ó la plaza donde ha de hacerse efectiva.

- SOBRE: Sirve á la composición de nombres y verbos, y, ó aumenta la significación, ó añade la suya al nombre ó verbo que compone.

Es, pues, de saber que este SOBREdicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso, que eran los más del año, se daba á leer libros de caba. llerías.

CERVANTES.

SOBREaliento, SOBRESueldo, SOBREPoner, SOBREcargar.

Diccionario de la Academia.

- SOBRE: A Ó HACIA.

Ya en este tiempo estaban el duque y duquesa puestos en una galería que caia SOBRE la estacada.

CERVANTES.

Ofrecíanse para la retirada dos caminos: el uno por el bosque y el otro por el llano, de jando el bosque SOBRE la mano izquierda. CARLOS COLOMA.

- SOBRE: U. para denotar la finca ó fondo que tiene afecta una carga ó gravamen.

Un censo SOBRE tal casa.

Diccionario de la Academia.

- SOBRE: Después de.

No menos se debe guardar de hablar mu cho, ó porfiar en la mesa ó SOBRE mesa. FR. LUIS DE GRANADA.

- SOBRE: Precedida y seguida de un mismo sustantivo, denota idea de reiteración ó acumulación.

Crueldades SOBRE crueldades; robos SOBRE

robos.

Diccionario de la Academia.

- SOBRE LA IGLESIA: Geog. Aldea de la pa rroquia de Santa María de Guísamo, ayunt. de Bergondo, p. j. de Betanzos, prov. de la Coruña; 109 habits.

SOBREABUNDANCIA: f. Abundancia exce

siva.

La misma SOBREABUNDANCIA de ingenio produce este defecto, como las personas demasiado ágiles y briosas se mantienen dificilmente en un paso mesurado y grave. BALMES. SOBREABUNDANTE: p. a. de SOBREABUNDAR. Que sobreabunda.

SOBREABUNDANTEMENTE: adv. m. Excesivamente, con gran abundancia.

satisfaciendo con su vida y muerte soBREABUNDANTEMENTE por los hombres. MARÍA DE JESÚS DE AGREDA.

SOBREABUNDAR: n. Abundar mucho. SOBREAGUAR: n. Andar ó estar sobre la su perficie del agua. U t. c. r.

SOBREAGUDO, DA: adj. Mús. Dícese de la nota que está una octava más alta que la aguda. U. t. c. s.

SOBREALIENTO: m. Respiración difícil y

tigosa.

fa

[blocks in formation]

SOBREARCO: Arq. y Alb. m. Arco que se pone en los huecos adintelados de las construcciones de ladrillo: es un arco muy rebajado, generalmente al 15, que recubre al dintel, con objeto de que no cargue sobre él el peso de la construcción, pues sabido es que esta clase de aparejo refiere los empujes á los costados, estribos ó jambas. El sobrearco se construye de ladrillo o rajuela, siendo su espesor variable según el peso que ha de cargar sobre él, pero rara vez se pasa del espesor de dos ladrillos, siendo

lo ordinario que tenga el de uno solo; los ladrillos se colocan de ordinario á sardinel, pero en algunas construcciones, con objeto de salvar la diferencia de desarrollo que tiene el arco por la parte interior ó de intradós y la parte exte. rior ó de trasdós, se hacen alternativamente trozos á sardinel combinados con otros de ladrillos de plano de diferentes longitudes, que aumentan á medida que están en hiladas más elevadas. Algunas veces el sobrearco y el dintel no se distinguen uno de otro: tal es el enlace que

Sobrearcos

en el aparejo de ambos se establece; pero lo ordinario es hacer el dintel de yesones ó camote, ó simplemente de yeso fuerte, que rellena el espacio comprendido entre el intradós del sobrearco y la forma adintelada del hueco; este sistema es el más económico cuando se pone para cubrir el hueco una puerta que se apoya y va empotrada en el muro entre las jambas de aquél. El sobrearco, una vez terminada la construcción, se cubre con un enlucido ó revoco, puesto que su objeto es conservar la forma arquitectónica adintelada, aun cuando en rigor esté aparejada la obra como una bóveda, y este objeto desaparecería si se viese el sobrearco en el exterior; sin embargo no siempre se hacen así, pues hay ocasiones en que, exista ó no el sobrearco, se quiere dar á la obra un aspecto de resistencia formando en el exterior un sobrearco figurado por medio de una moldura de yeso corrida con terraja; esto tiene en sí el inconveniente de toda construcción figurada, que oculta ó disimula la verdad, que es la que debe resaltar en toda clase de construcciones, aun cuando con frecuencia se separen los constructores de esta regla: por el interior nunca se acusa el sobrearco, dejando sólo visible la forma adintelada.

SOBREASADA: f. Especie de salchichón que hacen en las islas Baleares, y especialmente en Mallorca.

lo

que

SOBREASAR: a. Volver á poner á la lumbre está asado ó cocido para que se tueste. SOBREBOLINA: f. Mar. Cuerda que después de haberse hecho firme en las puntas ó en cualquier otro punto de las orillas de las velas cuadras sirve para cargarlas y cerrarlas, o bien para quitarles el viento hacia el penol ó extremo de las vergas de cruz, comprendido entre el esenadreo ó sitio de la encapilladura y la punta 6 remate, y si son picos cangrejos entre el lugar de la encapilladura ó tojimo de empuñidura y la punta de la verga.

SOBREBRAZAL: m. Mar. Pieza total que se coloca sobre cada uno de los brazales principales, siendo arqueado como ellos, y que de la misma manera se fija por sus extremos en una y otra banda desde la serviola al tajamar, para sujeción del último, y de la figura de proa y for mación de los enjaretados; va cruzando los escarpes de las piezas parciales que componen la serviola y el tajamar. Sirve para aumentar la fuerza y resistencia del brazal y para clavar contra la pieza de que venimos hablando las tablas de las batayolas ó barandillas de las bordas del buque, y lleva dos tejidos formados de su misma madera, á fin de que contra dichos tejidos rocen los calabrotes cuando el buque se espía, es decir, cuando marcha arrastrado por uno ó varios calabrotes que, fijos al mismo, van unidos á otro buque, ó ya sirgando el primero al segundo, bien se va recogiendo desde un punto fijo. SOBRECALZA: f. POLAINA.

SOBRECAMA: f. Cubierta que se pone sobre las sábanas y cobertores para abrigo y decencia

de la cama.

TOMO XIX

[ocr errors]

la SOBRECAMA de un color muy honesto; porque los colores son gala, pero no regalo. ZAVALETA.

SOBRECÁMARA: f. Mar. Cubierta de la cámara que tienen algunas fragatas á popa del alcázar, y equivale á una toldilla; suele ser de madera formada por tablas unidas á ranura y lengueta como las cubiertas de los carruajes empleados en los ferrocarriles, y va encorvada presentando su superficie convexa cilíndrica al cielo y sujeta á los tabiques de la cámara ó á postes de hierro verticales en los extremos; también se hace algunas veces de palastro.

SOBRECAÑA: f. Veter. Tumor duro del tamaño de media nuez, que se cría en el tercio de la caña de la mano del caballo, y suele causar manquedad.

SOBRECARGA: f. Lo que se añade y pone encima de una carga regular.

y sobre esto le añaden tan grande SOBRECARGA, como era la cruz.

FR. LUIS DE GRANADA.

- SOBRECARGA: Recargo que se impone al precio de alguna mercancía. En este sentido, apenas tiene uso hoy en día.

... el consumo de vino es aqui muy escaso, y el de la sidra conviene que tenga alguna soBRECARGA, etc.

JOVELLANOS.

- SOBRECARGA: fig. Molestia que sobreviene y se añade al sentimiento, pena ó pasión del ánimo.

... y por SOBRECARGA de nuestros pesares, de mil desventuras tenemos temor. RIPALDA.

- SOBRECARGA: Soga ó lazo que se echa enci ma de la carga para asegurarla.

- SORRECARGA: Ing. y Const. En toda clase de obras, ya sean éstas de tierra, fábrica ó metálicas, hay que tener en cuenta para el cálculo de las resistencias las cargas permanentes y las accidentales ó sobrecargas que sobre ella actúen; se entienden por cargas permanentes las propias de la obra, como el peso de los terraplenes en las de tierra, el de los muros, bóvedas, etc., en las de fábrica, el de columnas, vigas, etc., en las metálicas, así como los empujes que de estas cargas nacen, ó los que producen las cargas ordinarias para que la obra está construída y que forzosamente han de soportar; por sobrecarga se entiende toda carga accidental con que en la obra no se contaba había de actuar de ordinario, y empujes que esta sobrecarga produce. Muy difícil es el estudio de sobrecargas en cada caso, pues no es posible calcular hasta dónde podrán llegar esas cargas accidentales en casos determinados, y lo que se hace es calcular la resistencia de los diversos elementos de construcción, suponiéndola primero cargada uniforme. mente con un peso determinado por unidad lineal ó superficial algo superior à las cargas ordinarias que ha de soportar, y después suponien

do que estas cargas máximas obran en los puntos más expuestos á romperse, á cuyas cargas se les da el nombre de cargas de prueba, diferentes y bastante superiores en algunos casos á las cargas ordinarias, suponiendo, según los materiales, las resistencias variables entre sí y diez veces menores que las cargas de rotura al hacer el cálculo; es decir, que en un sólido que debe resistir de ordinario 300 kilogramos por metro superficial, se calculan sus dimensiones para la carga de 400, que será la de prueba ó carga máxima á que debe someterse una vez terminado aquél, para estar seguros de que tiene las condiciones exigidas; si se encontrase para una viga de sección rectangular que la carga de rotura del material era de 6000 kilogramos por milímetro cuadrado de sección, sólo se admitiría como resistencia del material la de 1 000 ó 600 kilogramos, según los casos. La posición de las sobrecargas no es indifirente, como desde luego se comprende; pues si suponemos, por ejemplo, una viga horizontal empotrada en uno de sus extremos y completamente libre en el otro, pero car. gada de cualquier manera que sea según se haya previsto por el cálculo, y la viga es de suficiente longitud, puede suceder que resista perfectamente una sobrecarga de 100 kilogramos en un punto próximo al de empotramiento, y que en el logramo para romperla, puesto que en tal caso extremo opuesto baste una sobrecarga de un kila fuerza que representa la sobrecarga obra con un gran brazo de palanca, que puede hacer que la flexión que la viga sufre exceda de los límites de deformación accidental, lo que no sucede en el primer caso. La posición de la sobrecarga puede también alterar las condiciones del equilibrio y dar lugar á graves trastornos, ó por el contrario, convertir su equilibrio poco estable en otro que lo sea mucho más que el primero; si, por ejemplo, se considera una diligencia ó carruaje de ruedas de gran radio cargado con la carga ordinaria, y para la que se ha calculado el tiro necesario, al colocar una sobrecarga podrá suceder que por exceso de fuerza en las caballerías ó por colocar encuartes pueda hacerse el transporte de esta sobrecarga, pero si se coloca en las bolsas se hace bajar el centro de gravedad del conjunto y se da más seguridad al carruaje si puede resistir este peso; pero si por el contrario se fija en la baca el centro de gravedad se eleva, está el carruaje más expuesto á vaivenes, y en ellos á que la vertical del centro de gravedad del conjunto si la carga va bien sujeta, ó la que pasa por ésta en el caso contrario, salgan del núcleo de apoyo y se produzca, ya el vuelco del carruaje en el primer caso, ya la caída de la sobrecarga en el segundo. Donde más importancia tienen las sobrecargas es en las presas que cierran los pantanos de riego, pues un pequeño aumento de altura del nivel ordinario del agua, para cuyo nivel se calcularon los espesores de la presa y revestimiento del fondo si es algo permeable, produce gran aumento de presión en dicho fondo y en la parte baja de la presa, pudiendo dar lugar á filtraciones por el suelo que acabarían por abrir vías de agua, cada vez de mayor importancia, ó producir la destrucción completa de la presa, y de aquí la necesidad de establecer registros y vertederos de superficie que aun en las mayores crecidas de las corrientes que alimentan al pantano no permitan se eleve el nivel de las aguas más allá de un cierto límite. Las sobrecargas en la tracción tienen la misma importancia que las cargas ordinarias, pero sus efectos son más sensibles, pues es una carga que se añade á los vehículos ya cargados; cuando la tracción se verifica por fuerza animal ésta sufre un aumento de fatiga, no sólo por lo que representa la sobrecarga en sí, sino por cuanto, aumentando la adherencia de las ruedas con el camino, aumenta el rozamiento, necesitándose un mayor esfuerzo que el ordinario para vencerle; si la tracción se hace con máquinas fijas, en terreno horizontal, pasará lo propio, siendo forzoso aumentar la resistencia de los cables, pero en las pendientes ó planos inclinados, ya à la subida, ya á la bajada, la componente de la sobrecarga en dirección al plano aumenta la resistencia de una manera notable y la componente normal la adherencia, teniendo que consumirse una fuerza mucho mayor para producir el mismo efecto que con las cargas ordinarias. Si la tracción se hace por locomotoras la sobrecarga puede favorecer 6 perjudicar á la tracción, según que esta sobrecarga resida en la máquina ó en el tren, pues en el primer caso

[graphic][graphic]

aumenta la adherencia de las ruedas motrices, muy importante circunstancia, especialmente en períodos de nieblas, lluvias, nieves ó rocío en pendientes un poco fuertes, y en el segundo se aumenta la carga sin aumentar la adherencia de la máquina, que es lo mismo que si con la carga primitiva se hubiese disminuído el peso ó la adherencia de la locomotora, la que podría patinar. Las sobrecargas en la navegación ejercen también gran influencia; pues dispuestos los barcos para que á toda carga llegue el agua à la línea de flotación, y cargándose con lastre cuando la carga es insuficiente para conservar las posiciones del centro de gravedad y metacentro, una sobrecarga hace siempre sumergirse más á la embarcación que deja cubierta su línea de flotación, la posicion del barco parece más estable si la sobrecarga es pequeña, pero puede verse barrido por las olas con mayor facilidad; si la sobrecarga es grande está muy expuesto á naufragar, y de todas maneras su andar tiene que disminuir por las mayores, resistencias que encuentra en la masa líquida que ha de atravesar con su proa en puntos en que los choques y rozamientos son mayores, por mantener ya sobre la línea de flotación la forma de tajamar apropiada para vencer dichas resistencias, y además resulta el barco de más calado, y por tanto más expuesto á encontrar bajos ó escollos que produzcan su destrucción, pues acostumbrado á navegar con calado determinado puede aventurarse á cruzar por sitios en los que no haya encontrado entorpecimientos en los viajes ordinarios, pero por los que con mayor calado no puede atravesar, y si se trata de navegación interior, ya sea fluvial, ya por canales especialmente, admitidos en ellos los barcos por su tonelaje, al aumentar el calado pueden encallar en el fondo, interrumpiendo la navegación con grave perjuicio del comercio. Vemos, pues, que, si bien la sobrecarga no es más que una carga, es una carga añadida á otra carga, respecto de la que, por lo tanto, hay que tener presente, no sólo cuanto conviene estudiar respecto de las cargas ordinarias, sino las modificaciones que esta carga de segundo orden, que pudiéramos decir, lleva en su misma esencia.

SOBRECARGAR: a. Cargar con exceso.

- SOBRECARGAR: Entre costureras y sastres, coser con otra costura lo que quedó desigual, doblándolo para que caiga debajo de las punta

das.

SOBRECARGO: m. Sujeto que en los buques de comercio lleva á su cuidado y responsabilidad las mercaderías ó efectos que forman su cargamento.

- SORRECARGO: Legisl. Con arreglo á las disposiciones del Código de Comercio, los sobrecargos desempeñarán á bordo las funciones administrativas que les hubieren conferido el navie. ro ó los cargadores; llevarán la cuenta y razón de sus operaciones en un libro que tendrá las mismas circunstancins y requisitos exigidos al de contabilidad del capitán, y respetarán á éste en sus atribuciones como jefe de la embarcación. Las facultades y responsabilidades del capitán cesan con la presencia del sobrecargo, en cuanto á la parte de administración legítimamente conferida á éste, subsistiendo para todas las gestiones que son inseparables de su autoridad y empleo. Son aplicables á los sobrecargos todas las disposiciones contenidas en la sección segunda del título III, lib. II del Código de Comercio, sobre capacidad y modo de contratar y responsabilidad de los factores. Los sobrecargos no podrán hacer, sin autorización ó pacto expreso, negocio alguno por su cuenta propia durante su viaje, fuera del de la pacotilla que, por custumbre del puerto donde se hubiere despachado el buque, le sea permitido. Tampoco podrán invertir en el viaje de retorno más que el producto de la pacotilla, á no mediar autorización expresa de los comitentes (Arts. 649 á 651).

SOBRECARREIRA: Geog. Aldea de la parro quia de Santiago de Sigrás, ayunt. de Cainbre, p. j. y prov. de la Coruña; 84 habits.

SOBRECARTA: f. Sobre de carta.

[blocks in formation]

SOBRECEJA: f. Parte de la frente, inmediata á las cejas.

esto es en el sitio y asiento de la boca, de las narices, de los oidos, de los ojos y de las cejas y SOBRECEJAS que los acompañan. FR. LUIS DE GRANADA.

SOBRECEJO (del lat. supercilium): m. CEÑO; demostración ó señal de enfado y enojo, que se hace con el rostro, dejando caer el sobrecejo ó arrugando la frente.

... si (el niño es) colérico, por ligeras causas se conmueve, deja caer el SOBRECEJO, mira de soslayo, y... etc.

SAAVEDRA FAJARDO.

No faltará SOBRECEJO Al honrado y oprimido.

ALONSO DE BARROS.

... no era de aquellos sectarios plebeyos (nuestro beneficiado), ó de escalera abajo, que hay en todas las escuelas, los cuales miran á

SOBRECERCO: m. Cerco ó guarnición que se pone encima de otro para darle más fuerza ó seguridad.

- SOBRECERCO: Carp. El sobrecerco va cogido con la fábrica y como embutido en ella, y se coloca en los muros de gran espesor para asegurar á él el cerco por medio de clavos, y cuando no hay pies derechos que formen las jambas ni sobrecejo que las una (V. SOBRECEJO), y en tal caso la parte superior hace de umbral, y por lo tanto ha de tener el espesor suficiente para resistir la carga del muro que va encima, sin doblarse, lo que impediría hacer uso de la puerta; los maderos de los costados ó jambas se fijan como cualquier otro pie derecho, clavándolos al suelo por medio de una cola en que terminan, ó si ya hay construcción debajo, por un botón y botonera á los maderos de piso, y además por clavos que consoliden esta unión. En los tabiques sencillos ó de panderete el sobrecerco le forman dos listones que hacen el oficio de pies derechos de los del entramado, y un umbral formado por una puente que se une á los primeros á la altura conveniente, para lo que sus extremos, con cortes inclinados concurrentes hacia la parte superior, se apoyan en los descansos de los cortes en barbilla que se hacen en los listones de jamba; entomizado el sobrecerco para que reciba el yeso, se fija á aquél el cerco por medio de clavos; en los tabiques de carga el sobrecerco se une á la fábrica con clavos, cuya punta, dividida longitu dinalmente, lleva entre sus brazos una cuña de hierro, que al clavar el clavo va penetrando cada vez más en la raja ó hendedura de su punta, y abriendo ésta en forma de cola de milano impide al clavo salirse de la fábrica y asegura el sobrecerco; en los muros gruesos de fachada se hace en la fábrica una caja para alojar al sobrecerco, que se afirma de la misma manera que acababamos de explicar. Algunas veces se pone un sobrecerco para disminuir la luz del hueco, y entonces puede estar formado por una armadura de largueros, traveseros, puentes y virotillos (V. VIROTILLO), formando recuadros que se cubren con tableros sencillos ó tallados, y que se enlazan á las otras piezas del sobrecerco por ra nuras y lenguetas corridas. En ocasiones se colocan en el interior de las habitaciones, es decir, en las puertas del interior, sobrecercos figurados, cuyo objeto es muy diferente del de los que acabamos de señalar, pues aquí no son verdaderos sobrecercos en el sentido que hemos dado á esta palabra, toda vez que no están inmediatamente sobre el cerco, sino que lo que con ellos se preten. de es resguardar los ángulos del hueco contra los golpes, para que no se caigan los enlucidos ó no se despellejen los tapizados de papel ó tela que cubren las paredes; entonces el sobrecerco se hace

con tablas de unos 15 centímetros de anchura convenientemente molduradas, que colocadas de los de la contraria con SOBRECEJO, con desdén plano sobre la fábrica, después de enlucida ó em

y aun con horror; etc.

ISLA.

- SOBRECEJO: Const. y Arq. Piedra ó madero que se coloca entre las jambas de una puerta por la parte inferior, y que recibe en el primer caso el nombre de dintel y en el segundo el de umbral; forma parte esencial del hueco, y sobre él se apoya el macizo que va encima. El dintel debe ser una piedra de una pieza, sin grietas ni pelos, pues como ha de recibir encima una carga pudiera de otro modo romperse, arrastrando en su caída los maderos del piso superior, que quedaría desquiciado por completo; de aquí que valga más hacerla de varias piezas, aparejadas en forma de dovelas como las bóvedas, pero con la cara inferior plana y concurriendo al centro de división, punto situado en el eje del hueco y á una distancia tal del dintel que por lo menos entre el dintel y las líneas extremas formen un triángulo equilátero, cuya base superior se divide en un número impar de partes iguales, y trazando por los puntos así obtenidos y por el centro de división planos perpendiculares al paramento, éstos representarán los de junta de las dovelas, que formarán la parte superior, que entonces se llama adintelada; cuando se pone umbral debe formarse, bien con un madero que, colocado de canto, resulte del mismo espesor del muro, bien con varios que se ponen horizontalmente unos al lado de otros,

- SOBRECARTA: For. Segunda provisión ó enlazándolos con tomiza y cuajando los espacios despacho que dan los tribunales acerca de una misma cosa, cuando por algún motivo no ha tenido cumplimiento la primera.

con yeso, para sobre este conjunto cargar el muro que va encima del umbral.

SOBRECEÑO: m. Ceño muy sañudo.

papelada la pared, se clavan con puntas de París ó alfileres, cuyas cabezas se encarga de cubrir más tarde la pintura del sobrecerco.

SOBRECERRADO, DA: adj. Muy bien cerrado. SOBRECIELO: m. Art. y Of. Techo ó toldo formado con telas más o menos ricas, á manera de pabellón ó en cualquiera otra forma, según su objeto. Cuando se emplea para cubrir y resguardar del sol las puertas exteriores, ventanas o balcones de las habitaciones, suele hacerse de lona ú otras telas fuertes más o menos vistosas, y se sujeta á una varilla horizontal en la parte supe rior del hueco; á ambos costados, en las jambas, se ponen dos varillas iguales articuladas á unos clavos ó chapas fijas en aquéllas y unidas supe riormente por una varilla horizontal á la que se fija la otra orilla de la tela, y las laterales se redesde la pared al sobrecielo, que puede recogerse cubren con triángulos de la misma tela que van hacia arriba, bien por medio de unas cuerdas que poleas colocadas en la pared por la parte alta. unidas á la varilla movible pasan por pequeñas

encima del sobrecielo, y bajan hasta la altura de

la mano,

donde se atan á una alcayata, bien, como se hace en los comercios, por una rueda de trinquete con su manivela de cuadradillo que puede separarse; la rueda de trinquete lleva un piñón cónico que engrana con otro montado en y que en la parte superior, por medio de otro un eje vertical fijo á uno de los lados del muro, engranaje cónico, hace girar á la varilla horizon tal superior en que va cosida la cortina, la que entonces sirve de eje y va montada sobre coji

netes fijos al muro; por este medio, al girar la rueda de trinquete, se recoge el sobrecielo, y para bajarle no hay más que separar la uña que forma el trinquete, y hacer girar á la rueda en sentido contrario; según hemos dicho, el eje de esta rueda termina en cuadradillo, y una manivela, con llave en igual forma, se adapta al eje cuando conviene para hacerle girar; el aparato que da el movimiento al sobrecielo va encerrado en una caja con su llave; puede, por último, moverse como los transparentes, con sólo tener una polea el eje superior, otra polea en el interior y a la altura de la mano, fija á la pared, y una cuerda sin fin pasando por ellas permite arrollar el sobrecielo. En los muebles de interior se usa el sobrecielo en las llamadas camas colgadas, en las que los pies derechos extremos suben hasta una cierta altura, donde se unen por varillas horizontales formando rectángulo, y de sus ángulos parten, así como de diferentes puntos de los lados, varillas curvas que van á reunirse por encima, formando dosel, en una corona superior sobre el centro del lecho; sobre esta armadura se coloca el sobrecielo, formado, bien por una tela ligera y suelta, sujeta en la corona y formando pliegues, bien por una armadura de seda guatada que termina en las varillas horizontales por un fleco, partiendo luego de éstas la colgadura, que se recoge á los costados por medio de alzapaños. En las sillas y butacas de jardín también se colocan sobrecielos, para cuyo efecto la silla lleva respaldo suficientemente elevado, partiendo de los largueros extremos unos pescantes que avanzan sobre el asiento se unen por una varilla horizontal que, con la del respaldo que les es paralela, forman la armadura del sobrecielo de tela que se une á ellas y á las de los pescantes; en lugar de pescantes pueden también elevarse los pies delanteros de la silla á altura conveniente para sostener la varilla que los une, y las de los costados, que con la posterior forman el rectángulo que ha de cubrir el sobrecielo.

SOBRECINCHA: f. Segunda cincha que se pone para asegurar la manta ó mantillas grandes ó los cinchos de la silla.

SOBRECINCHO: m. SOBRECINCHA.

... un SOBRECINCHO de litera de guita sencillo con su látigo, no pueda pasar de doce reales.

Pragmática de tasas de 1680.

SOBRECINTA: f. Mar. Pila de tablones que está en contacto con la cinta ó línea de agua por su parte más alta ó que media entre aquélla y el batiporte ó batiportes, es decir, entre la cinta gaima ó galima, que es la pieza circular de la cinta que abraza el cachete de proa y cada una de las piezas que forman los cantos de las baterías ó espacios interiores que median entre dos cubiertas y que se cuenta por el exterior por las filas de portas practicadas en el costado de cada uno de dichos espacios por ambas bandas.

ñao, p. j. de Monforte, prov. de Lugo. || V. SAN
JUAN DE SOBREDA.

SOBREDEZMERO: m. El acompañado que se
ponía al que tenía el cuidado ó encargo de co-
brar los diezmos, para mayor seguridad en la
fidelidad de las cobranzas.

tes.

SOBREDICHO, CHA: adj. Dicho arriba ó an

Habian echado fama los sacerdotes paganos,
que si alguna mano de hombre tocase en la
SOBREDICHA estatua, luego la tierra se abriría,
y el cielo se hendería y caería á pedazos.
FR. LUIS DE GRANADA.

... ¿queréis adquirir noticias exactas sobre un
país y formar de su estado concepto verdadero
y cabal? Estudiadlo de la manera SOBREDICHA,
ó leed á quien hubiere estudiado de esta suerte.
BALMES.

SOBREDIENTE: m. Diente que nace encima de

otro.

SOBREDINTEL: m. Arq. Ornamentación con que se cubre el dintel de una puerta o ventana, pudiendo ser la indicación del detalle de su cons trucción ó sólo la de sus principales contornos; en el primer caso se labran almohadillados ó ahuecados, ó se recubre con un arco muy rebaja

Sobredintel

do y moldurado; el segundo admite más variedad
de adornos que se encuadran en el dintel, y que
por la parte superior pueden tomar gran desarro-
Ilo, pudiendo hallarse cubierto con un sobrearco,
de que ya hemos hablado en otro artículo, ó con
un sobradillo para resguardar á la puerta de las
aguas, y que a veces se eleva dejando un cierto
espacio hasta la piedra que formia el dintel limi-
tado por una cornisa, lo que proporciona una
faja que recuerda el friso de los entablamentos,
por cuya razón se le da también este nombre, y
el que puede decorarse de la misma manera que
aquéllos, según el gusto del arquitecto y el estilo
general del edificio.

SOBREDO: Geog. Aldea de la parroquia de San
Verísimo de Fojanes, ayunt. de Touro, p. j. de
Arzúa, prov. de la Coruña; 67 habits. | Lugar
SOBRECLAUSTRO: m. Pieza ó vivienda que del ayunt. de Portela de Aguiar, p. j. de Villa-
hay encima del claustro.

SOBRECOGEDOR: m. ant. RECAUDADOR.

franca del Bierzo, prov. de León, 143 habits. I Aldea de la parroquia de Santa Marina de FolSOBRECOGER: a. Coger de repente y despre-goso, ayunt. de Caurel, p. j. de Quiroga, provin

venido.

se.

- SOBRECOGERSE: r. Sorprenderse, intimidar

SOBRECOGIMIENTO: m. Efecto de sobreco

gerse.

SOBRECOMIDA: f. POSTRE; fruta, dulce y otras cosas que so sirven al fin de las comidas banquetes.

SOBRECOPA: f. Tapadera de la copa. SOBRECRECER (del lat. supercrescere): n. Crecer una cosa sobre otra.

SOBRECRECIENTE: p. a. de SOBRECRECER. Que sobrecrece.

SOBRECRUCES: m. pl. Cada uno de los cuatro palos grandes de las azudas, los cuales están sobre otros cuatro que llaman cruces, para la formación y seguridad de la rueda.

SOBRECUBIERTA: f. Segundo reparo que se pone á una cosa que está cubierta con otra, para su mayor resguardo.

SOBRECUELLO: m. COLLARÍN.

SOBREDA: Geog. Aldea de la ayuda de parro quia de San Juan de Sobreda, ayunt. de Savi

cia de Lugo; 173 habits. || Lugar de la parroquia
de San Martín de Cameija, ayunt. de Boborás,
p. j. de Carballino, prov. de Orense; 159 habi-
tantes. Lugar de la ayuda de parroquia de San
Antonio de Quereño, ayunt. de Rubiana, p. j. de
Valdeorras, prov. de Orense; 91 habits. || Lugar
de la parroquia de San Mamed de Guillarey,
ayunt. y p. j. de Túy, prov. de Pontevedra; 152

habits.

[blocks in formation]

que, colocados de babor á estribor, se emplean por los remeros en toda clase de embarcaciones menores, y más especialmente en los botes, en que los sobredurmientes son la única sujeción de dichas bancadas.

SOBREEDIFICAR: a. Edificar sobre una cosa. SOBREEMPEINE: m. Parte inferior de la polaina, que cae sobre el empeine del pie. SOBREENTENDER: a. SOBRENTENDER.

Depende esto, no sólo de la riqueza de formas de la lengua griega, sobre todo en parti cípios, que hace que se pueda decir más en menos palabras, sino también de nuestro empeño de no SOBREENTENDER nada, diciéndolo todo.

VALERA.

SOBREESCANDALOSA: f. Mar. Vela que se larga sobre la escandalosa en algunos buques, y de menores dimensiones que aquélla: es de forma triangular ó trapezoide como aquélla, que se larga con buen tiempo; recibe en ella el nombre de puño de amura la extremidad del pujamen que va hacia proa, y á la que marcha hacia popa se le da el de puño de la escota, que, por abreviar, se dice muchas veces amura y escota, y las empuñiduras, como en toda vela triangular, son las extremidades del gratil; la caída de popa ó valuma es el canto que cae hacia popa, y la caída de proa el que cae del lado de la proa: se une por su gratil á sus respectivas vergas, picos ó entenas por medio de ligadas de filásticas dadas á los nervios, y por envergues, que son pedazos de vaivén, ó por el cabo llamado culebra.

SOBREESDRÚJULO, LA: adj. SOBRESDRÚJU LO. U. t. c. s. m.

SOBREESTADIA: f. Com. Cada uno de los días que pasan después de las estadías, ó segundo plazo que se prefija algunas veces para cargar ó descargar un buque.

- SOBREESTADIA: Com. Cantidad que se paga. SOBREEXCEDER: a. SOBREXCEDER. SOBREFAZ (de sobre y faz): f. Superficie ó cara exterior de las cosas.

ca preceden las especies del ver de la SOBREFAZ de la cosa vista, por grande que ella JUAN DE MENA.

[graphic]

sea.

- SOBREFAZ: Fort. Distancia que hay entre el ángulo exterior del baluarte y el flanco prolongado.

SOBREFLOR: f. Flor que nace del centro de otra. Es anomalía producida unas veces por la naturaleza y otras por el cultivo.

SOBREFOZ: Geog. V. SAN PEDRO DE SOBRE

FOZ.

SOBREFRENADA: f. SOFRENADA.

SOBREGANADE: Geog. V. SAN MAMED DE SOBREGANADE.

SOBREGUARDA: m. Jefe inmediato de los

guardas.

SOBREGUARDA: Segundo guarda que suele ponerse para más seguridad.

SOBREHAZ: f. SOBREFAZ.

- SOBREHAZ: CUBIERTA; lo que se pone encima de una cosa para taparla ó resguardarla.

...

si alguno pudiese quitarles la cubierta, y la SOBREHAZ del soberbio atavío, hallaría las estrechas cadenas que debajo tienen. COVARRUBIAS. SOBREHUESO: m. Tumor duro que está sobre un hueso.

...

otros querían enamorar por lo lindo, muy preciados de tufos, y guedejas, manos blan cas, y pies chicos con zapatos romos, grandes encubridores de juanetes y SOBREHUESOS. QUEVEDO.

SOBREHUESOS, garrotillos,
Hipocondria, tabardillos.

JUAN PÉREZ DE MONTALBÁN.

- SOBREHUESO: fig. Cualquier cosa que molesta ó sirve de embarazo ó carga.

es de tanto jugo, y tan acomodada para pasar la vida, que, sin embargo de estas dos circunstancias y SOBREHUESOs que pudieran hacer tanta oposición á sus aumentos, ha crecido tanto, que admira.

OVALLE.

[merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small]

SOBREHUSA: f. Guisado caldoso que en Andalucía se hace de pescado frito.

SOBREIRA: Geog. Aldea de la parroquia de San Cristóbal de Fornas, ayunt. y p. j. de Chantada, prov. de Lugo; 57 habits. || Lugar de la parroquia de San Juan de Sobreira, ayunt. de Villamarín, p. j. y prov. de Orense; 166 habitantes. Lugar de la parroquia de San Vicente de Nogueira, ayunt. de Meis, p. j. de Cambados, prov. de Pontevedra; 61 habits. | Lugar de la parroquia de San Andrés de Villadares, ayuntamiento de Lavadores, p. j. de Vigo, prov. de Pontevedra; 150 habits. V. SAN JUAN DE So

[blocks in formation]

- SOBREIRA FORMOSA: Geog. V. del concejo de Proença-a-Nova, comarca de Certã, dist. de Castello-Branco, Beira, Portugal, sit. á la derecha del río Froio, al pie de la sierra del Moradal; 4800 habits.

- SOBREIRA (FRAY JUAN DE): Biog. Escritor español. N. en Santa María de Beade (Ponteveda) en 1750. M. en Madrid, en el convento de San Martín, en abril de 1805. Tomó el hábito de monje Benedictino en el monasterio de Nues. tra Señora de Sopetrán (17 de noviembre de 1761). Registró varios archivos, y de los origi nales copió las escrituras más interesantes, de las cuales formó una copiosa colección que se halla actualmente en la Real Academia de la Historia. Escribió también otras obras que no han visto la luz pública. De entre ellas debemos citar con elogio unas Excerptas del Itinerario de Antonino Pio, en la parte tocante á España, con eruditas notas y curiosas ilustraciones; un Diccionario de la lengua gallega, que dejó incompleto, y otro Botánico de Galicia.

SOBREIRAS: Geog. Lugar de la ayuda de parroquia de Santa María de Campo, ayuntamiento de Marín, p. j. y prov. de Pontevedra; 56 habits.

SOBREJALMA: f. Manta que se pone sobre la

jalma.

SOBREJEJE: Geog. Aldea de la parroquia de San Salvador de Cecebre, ayunt. de Cambre, partido judicial y prov. de la Coruña; 80 habits.

SOBREJUANETE: m. Mar. Vela que en buques de aparejo redondo se larga por encima de los juanetes; los sobrejuanetes toman el nombre del palo á que van afectos, llamándose sobrejuanete mayor la vela que se larga por encima del juanete mayor; sobrejuanete de proa la que se larga por encima del juanete de proa; sobrejuanete de mesana la que se larga por encima del juanete de mesana, y como á éste se le designa, por abreviar, con el nombre de periquito, también el sobrejuanete de mesana recibe el de sobreperiqui to; está sostenido por la verga y mastelero de juanete. Sabemos que los gratiles de las velas, de cualquier clase que sean, se arreglan á las longitudes de sus respectivas vergas, picos y estáys, así como sus caídas á las alturas de los palos ó masteleros, en el sobrejuanete, para fijar el gratil, se rinden las vergas de los sobres de tojimo á tojimo de sus penoles, esto es, de taco á taco de los extremos de la verga en que se han de asegurar las empuñiduras al tomar rizos; para

fijar el pujamen, á la orilla inferior se rinden las vergas de juanete de perno á perno de las roldanas de los escotines de sobre, y para la caída se toman las de los masteleros de los sobres desde la encapilladura hasta la coz, ó si los masteleros son enterizos hasta las encapilladuras de los juanetes; de lo que llevamos dicho se deduce que esta clase de velas es, como la de los juanetes, una vela cuadrilátera de lados paralelos. Las dimensiones de la que nos ocupa, como de toda clase de velas, se pueden también fijar por las medidas de la arboladura; así, la caída es el largo del mastelero de sobrejuanete hasta la encapilladura del mayor; para el gratil se resta del largo total de la verga de sobrejuanete el largo de los penoles, y después se quita un pie más por razón de lo que las empuñiduras han de venir dentro de los tojimos, y para el pujamen del largo total de la verga de juanete se resta el largo de los dos penoles. Una vez cortada y cosida la vela se la ponen dos garruchos en las relingas de caída, para las poas de las bolinas, el más alto en la mitad de la relinga y el más bajo entre el anterior y el puño; se refuerza luego el pujamen con una faja de lona del tercio del ancho del género, de modo que coja de puño á puño, poniendo dados en las empuñiduras; los puños para escotines se hacen de garrucho, no abriéndose en el pujamen ollaos para brioles, y se une el gratil del pujamen á la vela. Las alas de sobrejuanete se largan por fuera de la valuma del sobrejuanete, cubriendo la empuñidura inte rior hasta la mitad del segundo paño de la valuma. El alunamiento ó arco de círculo que, pasando por el centro del pujamen de la vela, termina en los puños de las escotas, y cuyo objeto es impedir que rocen por los estáys cuando están cazadas ó izadas, se consigue en los sobrejuanetes de la mayor con una entrada de 1 pies, y de 2 en el sobreperiquito si son buques grandes, bastando para los bergantines.

SOBREJUEZ: m. En lo antiguo, juez superior ó de apelación.

SOBRELAPEÑA: Geog. Lugar cab. del ayuntamiento de Valle de Lamasón, p. j. de San Vicente de la Barquera, prov. de Santander; 52

habits.

SOBRE LA VEGA: Geog. Aldea de la parroquia de San Juan Bautista de Mieres, ayunt. de Mieres, p. j. de Lena, prov. de Oviedo; 89 habitantes.

SOBRE LA VILLA: Geog. Lugar de la parroquia de Santa María de Guardia, ayunt. de Guardia, p. j. de Túy, prov. de Pontevedra; 480 habits.

SOBRELECHO: m. Superficie inferior de la piedra, que descansa sobre el lecho superior de la que está debajo.

- SOBRELECHO: Const. En toda piedra de sillería hay que distinguir el lecho del sobrelecho, entendiéndose por lecho el plano según el cual se asienta un sillar sobre otro, y sobrelecho el que le sirve de apoyo, nombres que á primera vista están en contradicción con lo que parecen expresar; pero no es así, pues hay que considerar estos planos dentro del mismo sillar y con relación al sillar mismo que terminan: para hacerlo comprender mejor, supongamos un sillar aislado horizontal; á partir del suelo, y subiendo hacia el interior del sillar, se encuentra el plano de lecho en el que el sillar descansa, y éste está cubierto por el plano superior, que por esto se llama de sobrelecho, en tanto que si se quisiera establecer la denominación con relación á la junta de unión los nombres estarían invertidos; para las dovelas se sigue igual denominación; á partir de los salmeres, son lechos en cada piedra, los planos en que se apoyan sobre la dovela anterior y sobrelechos, aquellos en que ha de apoyarse la siguiente, excepto en la clave en que ambos planos son lechos ó sobre lechos, pues no puede haber distinción en ellos. Cuando un sillar ó dovela procede de una roca compacta ó en masa, sin estratificación alguna, es indiferente tomar para lecho y sobrelecho cualquiera de los planos de división, y por lo tanto se pueden adoptar los que más convenga, atendiendo tan sólo a la economía; pero no sucede lo propio cuando las rocas están estratificadas, pues está demostrado que las piedras tienen mayor resistencia en un sentido normal á los planos de estratificación, llamados en cada banco del mismo modo, lecho al inferior de un banco y sobrelecho al superior del

á

mismo, ó más generalmente conocidos con el nombre común de lechos de cantera; en piedras procedentes de rocas en semejantes condiciones se han de labrar tomando por lecho uno de los de cantera y por superior el segundo, y, de no convenir éste por cualquier circunstancia, planos paralelos á aquéllos determinarán la división del lecho y sobrelecho de la piedra, y si ésta no hubiera de tener su lecho y sobrelecho paralelos la dirección de los de cantera conviene que sea la bisectriz del ángulo que forman ó han de formar el lecho y sobrelecho de piedra, pues menos se apar tará la resultante de los esfuerzos sobre dichos lechos de la normal á los mismos, y por tanto la resistencia de la obra será mayor. Si es impor tante labrar bien en los sillares el lecho de una piedra, más importante si cabe es la labra del sobrelecho, debiendo estar todos los de una hilada en un solo y mismo plano horizontal, puesto que ha de servir de asiento al plano de lecho de la hilada superior; otro tanto puede decirse de las dovelas, salmeres, etc., si bien aquí es aún más importante la labra perfecta de ambos lechos, pues los empujes que nacen al cerrarse la bóveda, quitar la cimbra y cargar la obra, tienen grandísima importancia, y de una buena labra depende que la dovela no se rompa y que las pre

siones se transmitan en toda la extensión de los

planos de lecho y sobrelecho, con lo que se asegura la estabilidad de la fábrica.

SOBRELLAVE: f. Segunda llave en la puerta, además de las ordinarias cerraduras.

- SOBRELLAVE: m. En Palacio, oficio del que tiene segunda llave para evitar que se abra sin su intervención.

excede á la regular capacidad del recipiente. SOBRELLENO, NA: adj. Que sobreabunda y

... ¡oh mujer!, dice, llena, y SOBRELLENA de gracia. FR. HORTENSIO PARAVICINO. SOBRELLEVAR: a. Llevar uno encima ó á cues. tas una carga ó peso para aliviar á otro.

- SOBRELLEVAR: fig. Ayudar á sufrir los trabajos ó molestias de la vida, ó resignarse á ellos el mismo paciente.

[ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]
« AnteriorContinuar »