Imágenes de páginas
PDF
EPUB

sus filones, grandemente utilizados y beneficiados
en la actualidad.

Investigando la composición química del side-
rócromo practicáronse numerosos análisis, y de
ellos resulta, tomando el término medio de los
mejor acreditados por exactos, que en 100 par-
tes de mineral se han determinado: 60,04 de ses-
quióxido de cromo, 11,85 de sesquióxido de alu-
minio, 20,13 de protóxido de hierro y 7,45 de
óxido de magnesio, á cuya composición correspon-
de la fórmula FeCr,H,, y mejor expresada toda-
vía, atendiendo á todos sus componentes,

presentarse también como elemento accesorio la 8 de la mezcla de Mohs. Como quiera que sea, el
mica. Lapparent considera esta roca como una siderócromo resulta una verdadera espinela, con-
simple variedad del término general de las mi- siderando como tales á los minerales resultantes
cacitas y el gneis, caracterizada por la presencia de la combinación de dos óxidos metálicos, ha-
del hierro oligisto, así como la itacolumita lociendo uno de ellos papel de ácido, conforme se
está por su flexibilidad, debida á las láminas de ve en la espinela tipo, que es el aluminato de mag-
mica, y una variedad de ésta, la tapanhoacanga, nesio; atendiendo á su forma entra de lleno el
por la presencia de la magnetita, limonita y cuar-
cuerpo que nos ocupa en la categoría de los óxi
cita, cimentadas por un óxido de hierro. Esta dos metálicos salinos dotados de la propiedad de
roca adquiere una gran potencia y una extensión cristalizar en el sistema cúbico y teniendo pre-
inmensa en el Brasil, donde se presenta alter- sente su condición de derivar del peridoto, bien
nando con las cuarcitas y las itacolumitas, cons- se comprende que haya de ser mineral propio de
tituyendo juntas un sistema petrográfico en ínti- rocas metamórficas, y en ellas encuéntrase siem-
ma conexión con los diques de diorita, especial-pre, aunque no es abundante, y en ellas arman
mente en la provincia de Minas Geraes, en el Bra-
sil, explotándose, por el oro que contiene, en Gon-
gosocco y en Villarrica; también se presentan for-
maciones análogas en la Carolina del Sur. El yaci-
miento del Brasil ha sido estudiado por Gorceix,
y en él se ven los gneis granitoides y porfiroides,
que presentan grandes cristales de feldespato que
ocupan importantes superficies; el primero es bas-
tante difícil de separar del granito; por encima
vienen micacitas, en las que domina la mica blan-
ca, conteniendo granate, y que van coronadas por
pizarras micáceas bastante un tuosas, siendo su
mica blanca ó verde. Esta última roca se carga
de cuarzo, y por tránsitos variados pasa á cuar-
cita, y más especialmente á la conocida en el país
con el nombre de arenisca flexible ó elástica; so-
bre estas cuarcitas reposan en concordancia y es-
tratificación las itabiritas, en las que se presen-
tan intercaladas masas de caliza cristalina, sien-
do coronadas todas las anteriores formaciones por
las cuarcitas del pico de Itakolumy, si bien es-
tas últimas discordantes con la serie anterior,
pues no pertenecen al terreno primitivo, sino al
sistema cámbrico. Según el autor citado, los si-
derocristos de esta localidad contienen diamante,
rutilo, anastasa, turmalina y otros varios mine-lo, cuyo líquido, después de acidulado con áci-
rales como elementos accesorios. Parecen ser con-
temporáneos del período cámbrico, á que pertene-
cen las rocas que describimos del Brasil, las ema-
naciones ferruginosas que son origen de los mi-
nerales de hierro que allí se explotan de un modo
análogo á lo que ocurre en otras varias localida-
des, entre ellas algunas de nuestra patria, como
los depósitos de hierro de Asturias, especialmen-
te en Luarca y otros puntos..

SIDERÓCROMO (del gr. olônpos, hierro, y Xpua, color): m. Miner. Hierro cromado, conteniendo también magnesio y aluminio en variables proporciones, conocido asimismo por el nombre de cromita, y que constituye un cromito ferroso impuro y bien determinado en cuanto á su composición química. Cristaliza pocas veces, y cuando lo hace es en menudos octaedros pertenecientes al sistema cúbico; de ordinario preséntase constituyendo masas de estructura granuda bien marcada, siendo su fractura concoidea bastante imperfecta y poco clara; posee brillo metálico bastante poco definido y casi resinoso en muchas ocasiones; es de color negro de hierro ó pardo obscuro de pez, y su polvo, pardo-amarillento, posee brillo semimetálico; su peso específico há lase comprendido entrel os números 4, 40 y 4,59, y la dureza alcanza á ser 5,5 de la escala correspondiente. Obsérvase que el siderócromo presenta á la continua caracteres magnéticos perceptibles, aun cuando manifiéstanse poco intensos. También se ha notado que el mineral que nos ocupa no es completamente opaco reducido á láminas delgadas y presenta su color ciertos matices resultantes de la mezcla ó combinación de tonos rojos y amarillos, siendo notable el aspecto de la superficie de estas láminas delgadas por presentarse graneada y como la piel de lija. En sentir del profesor Tschermack, el siderócromo, cuyo asociado más constante es la serpentina, deriva, como ella, del peridoto, y supone, fundándose en datos relativos á sus propiedades, que al constituirse el mineral objeto del presente artículo pasa á él el cromo en estado de cromito, ya que resulta de la combinación del sesquióxido de cromo con el protóxido de hierro, y Lapparent, partiendo de la composición química y de las propiedades del siderócromo, y sobre todo de su modo de cristalizar, incluyelo en la familia de los espinelidos, enlazándole á ella por una de sus variedades, que es la cromopicotita, cuyo mineral contiene hasta 56,5 por 100 de ácido crómico y 12 por 100 de sesquióxido de aluminio; su peso específico, no muy considerable, represéntase en el múmero 4,11 y la dureza llega hasta el número

(FeMg)(CrAl)03.

Por lo que se refiere a los caracteres químicos
del mineral que se describe, sábese cómo, some-
tido á la acción de vivísimo fuego, sostenido por
bastante tiempo, resiste inalterable y no se con-
sigue fundirlo; al soplete, y empleando por reac
tivo el bórax, consiguese una perla caracterizada
por el color verde propio y peculiar de los com-
puestos de cromo, fundiendo el cromito de hie-
rro con una mezcla de nitrato de potasio y sosa
cáustica, y tratado luego el residuo con agua,
obtiénese un líquido dotado de rico color amari-

do acético, precipita en amarillo añadiéndole una
disolución de acetato de plomo, y el precipitado
es soluble en las lejías de potasa bastante con-
centradas. Cuando se emplea la vía húmeda ob-
sérvase que el siderócromo es uno de los pocos
minerales perfectamente inatacables por los áci-
dos, y así permanece sin experimentar alteracio-
nes de ningún género en contacto de los más
enérgicos, lo mismo en caliente que á la tempe-
ratura ordinaria, con los ácidos diluídos ó con los
más puros y concentrados. Sin embargo, cuando
algunas variedades de hierro cromado, mejor las
artificiales que las naturales, sométense á una
acción prolongada de los ácidos sulfúrico y clor-
hídrico, logran disolverse un poco de hierro, la
alúmina y la magnesia, quedando sólo el cro-
mito ferroso muy purificado.

atacan, aun los más enérgicos. La circunstancia de haberse encontrado los depósitos de ocre de cromo recubriendo la superficie del cromite de hierro y sobre la arkisa de Econchets, cerca del Creuzot, ha sido parte á admitir su formación como una consecuencia de las alteraciones de aquellos minerales, los cuales pudieron en ellas haber perdido, si no todo, parte del hierro combinado, quedando libre el sesquióxido de cromo y en condiciones de mezclarse con otros minerales.

Con resultados muy lisonjeros y admirable éxito ha sido realizada y conseguida la síntesis ó reproducción artificial del siderócromo; y si fuese menester un dato más para incluirlo en el tan bien determinado grupo de las espinelas, encontraríase en los experimentos llevados á cabo empleando en ellos aquel método general aplicable cuando han de conseguirse minerales formados por la combinación de un sesquioxido metálico con un protóxido de otro metal. Ebelmen, a quien son debidos los mejores trabajos relativos à la síntesis del cromito ferroso, procedía fundiendo el sesquióxido de hierro y el óxido de cromo con ácido bórico; al término de la operación recogía octaedros regulares, muy perfectos, dotados de color negro; su peso espe cífico era 4,87; igualaba su dureza á la del cuarzo; carecían en absoluto de toda cualidad magnética, y eran inatacables por el ácido clorhidrico muy concentrado. Siguiendo en este camino los experimentos, y variando la naturaleza de las substancias destinadas á reaccionar, consiguió el propio sabio diversos hierros cromados aluminosos y magnesianos, de dureza superior á la reconocida en el cuarzo, cristalizados en microscópicos octaedros, de caras negras y brillan. tes, algo magnéticos é atacables por el agua regia; su composición era la siguiente: sesquióxido de cromo 62,22; sesquioxido de aluminio 2,71; protóxido de hierro 26,04; óxido de magnesio 3,47, siendo su peso específico 4,79; son éstos los cristales que tratados por los ácidos sulfúrico y fluorhídrico pierden al cabo de mucho tiempo la alúmina, la magnesia y algún hierro, quedando el cromito casi puro. Otra espinela artificial, respondiendo por su composi ción al ferrocromito ferroso, consiguióla el propio Ebelmen cuando prescindió en sus experi mentos de añadir alúmina y magnesia: el cuerpo resultante cristaliza en octaedros regulares, es negro, duro como el cuarzo, no magnético; su peso específico represéntase en el número 4,97, y no le ataca el ácido clorhídrico. Clouet, fundiendo juntos los óxidos de hierro y de cromo con bórax obtuvo un cromito con dos molécu las de óxido de hierro, que por lo mismo no ha de considerarse incluído en el grupo de las espinelas, aunque á ellas se asemeje por la forma octaédrica de sus cristales, el peso específico, la dureza, el color y la inalteralidad al fuego, y empleando en caliente ácidos enérgicos muy concentrados.

Constituye el siderócromo un mineral industrial bastante importante, muy beneficiado y de constante empleo por ser base de algunas industrias y auxiliar poderoso en otras; explótase por el hierro y por el cromo; en el primer concepto no se trata de obtener aquel metal puro, sino una aleación suya en el cromo utilisima para acerar, consiguiéndose de ella los modernos SIDERODÁCTILO (del gr. oldnpos, hierro, y aceros cromados, cuyo empleo es frecuente en dáκTUλos, dedo): m. Zool. Género de insectos del la actualidad, y así es buena práctica en la si- orden de los coleópteros, familia de los curculioderurgia mezclarlo, en las proporciones conve- nidos, tribu de los braquiderinos. Este género de nientes, con el mineral de hierro propiamente insectos está caracterizado por ofrecer el rostro dicho, que ha de ser reducido, ó añadirselo en inclinado, más largo que la cabeza, muy robusto, otros casos á la fundición, pues al acerarla lue-anguloso, con una depresión en forma de triángo, empleando los medios conocidos, hace el siderócromo papel semejante al del ferromanganeso en cierto respecto, de donde deriva también su gran aprecio, y en el segundo concepto es base y origen de los colores de cromo, de uso tan frecuente, y utilízase asimismo para obtener muchos de los cromatos empleados en la Tintorería otras artes. Encuéntrase en Baltimore y en el Var, así como en Siberia y algunas más localidades, con su obligado asociado la serpentina. Al lado del siderócromo suelen poner los autores otro mineral, considerándolo variedad suya, aun cuando no lo sea rigurosamente; trátase del cuerpo denominado ocre de cromo, no abundante en los terrenos, y el cual, mejor que especie mineralógica, parece ser producto de alteraciones más o menos profundas del hierro cromado; constituye el mineral de que se habla unos como depósitos terrosos, de aspecto arcilloso, cuyo color es verde más o menos obscuro; en cuanto a su composición responde á la del sesquióxido de cromo muy impuro, mezclado con notable cantidad de silicato de aluminio; no se funde al soplete, ni ios ácidos minerales le

gulo alargado más o menos marcado cerca de sus bordes laterales, recorrido por un surco fino que remonta sobre el vértice; escrobas profundas, estrechas, claramente limitadas y regularmente arqueadas; las antenas medianas, muy largas y poco robustas: el escapo en maza en el extremo; el funículo con los artejos casi cónicos; la maza oblongo-ovalada y articulada; ojos grandes, muy salientes, oblongos y longitudinales; el protórax transversal, cilíndrico, ligeramente redondeado en sus bordes, truncado en su base y por delante; el escudo muy pequeño; élitros alargados, subcilíndricos, obtusamente redondeados por detrás, truncados ó ligeramente escotados en arco y más anchos que el protórax en su base; las patas anteriores mucho más largas que las otras; sus fémures muy robustos, sobre todo en los machos, fusiformes; su tibias casi rectas; tarsos muy largos, esponjosos por debajo, con el tercer artejo mucho más ancho que el primero y segundo, el cuarto largo; el mesosternón muy largo; el cuer. po largo, cilíndrico, densamente escamoso.

El tipo de este género es el Siderodactylus sagittarius Schæur., que es un insecto de tamaño

variable, pero generalmente de mediana talla y revestido de tegumentos muy notables, que consisten en innumerables escamas blanquecinas con reflejos opalinos cuprosos, ó de un verde dorado brillante, y algunas veces forman unos dibujos muy variados, siempre con fondo ferruginoso; los élitros son finamente punteados. Recientemente se ha descrito la especie S. denticollis Thom., que es grande, y difiere notablemente de todas las demás por sus antenas muy largas, muy delgadas y con el escapo adaptado fuertemente sobre el protórax; éste es trapeciforme, con los ángulos posteriores agudos, sus tibias anteriores dentadas por dentro y sus mandíbulas prolongadas en un tallo robusto. El país de estos insectos es toda el Africa central y meridional.

SIDERODENDRO (del gr. viônpos, hierro, y déropov, árbol): m. Bot. Género de plantas (Siderodendron) perteneciente á la familia de las Rubiáceas, tribu de las cofeáceas, cuyas especies habitau en las regiones tropicales de América, y son plantas arbóreas, con el leño muy duro, las ramas cilíndricas, prismáticotetragonales cuando jóvenes, igualmente que los pedúnculos; las hojas opuestas, pecioladas, ovalesoblongas, agudas, casi coriaceas; las estípulas solitarias á uno y otro lado; los pedúnculos axilares trífidos ó tricotomos y las flores amarillas por fuera y blancas por dentro; cáliz con el tubo casi globoso, tetragono, soldado con el ovario, y el limbo súpero, casi nulo ó cuadridentado; corola súpera, con el tubo largo, cilíndrico, la garganta casi inflada, lampiña por fuera, y el limbo cuadrifido, con los lóbulos ovales, obtusos y patentes; cuatro anteras sentadas en la garganta de la corola, ligeramente salientes y aovadas; ovario ínfero, bilocular, con disco epigino, carnoso, y en cada celda un solo óvulo anfitropo inserto hacia la mitad del tabique medianero; estilo sencillo y estigma bífido; el fruto es una baya seca casi globosa, desnuda en el ápice, bilocular y con las celdas monospermas; semillas con el dorso convexo y la cara ventral cóncava, orbicular, ancha y umbilicada; embrión casi recto, dentro de un albúmen cartilaginoso y situado casi exactamente en la línea dorsal de éste, con los cotiledones foliáceos, acorazonados, y la raicilla larguita é ínfera.

SIDEROLINA: f. Zool. Género de protozoos de la clase de los rizópodos, orden de los foraminíferos, establecido por Lamarck con el nombre de Siderolita, y clasificado por este autor primero entre los pólipos y luego entre los moluscos cefalópodos entre los nautiloideos. Sus principales caracteres son los siguientes: concha pequeña, multilocular, semejante á la de los nautilos, de 2 á 3 milímetros de diámetro, con el disco convexo en los dos lados y provisto de pequeños tubérculos, con las vueltas contiguas, poco manifiestas, y con tabiques imperforados: la circunfe rencia queda bordeada por lóbulos desiguales que la dan una forma estrellada.

D'Orbigny, que describió también este género dándole el nombre de Siderolina, le colocaba en su orden de los helicortegos y le caracterizaba por tener una concha de espira arrollada en un plano, formada por vueltas incumbentes con apéndices marginales, cavidades sencillas y una sola abertura en forma de hendedura transversa, á veces poco marcada.

El tipo de este género es la Siderolina papillosa Fichtel, que se encuentra en el fondo de los mares y más frecuentemente en la cresta del Maestrích.

SIDEROLÍTICO, CA (del gr. oídnpos, hierro, y Mos, piedra): adj. Geol. Dicese de un tipo ó facies especialísima que presenta en muchos de sus yacimientos el terreno oligoceno, segundo de la era terciaria ó cenozoica. Debe su origen á las abundantes emisiones de materiales ferruginosos que entre el fin del eoceno y el principio del oligoceno tuvieron lugar en toda la Europa occidental; y teniendo en cuenta que el óxido de hierro hidratado se encuentra muchas veces en compañía del yeso, cabe admitir la posibilidad de que si el uno y el otro no tuvieron su origen en las emanaciones del sulfuro de hierro, que saliendo al exterior en compañía de aguas abun dantemente cargadas de sales calizas dieron lugar por un doble trabajo químico de un lado á la formación de la limonita, y del otro á la del yeso ó sulfato de cal, estas emanaciones se correspondieron en el tiempo con abundantes erupciones de rocas básicas que en el litoral mediterrá neo se produjeron al fin del período eoceno.

Entre todos los tipos que pueden presentarse del siderolítico es, sin disputa, la región más clá sica é importante la del Jura, donde abundan extraordinariamente los minerales del hierro en granos; preséntase el mineral en el estado de limonita empastado en una arcilla que aparece unas veces en capas ó estratos y otras en bolsadas incluídas en los terrenos jurásicos cuyas calizas se presentan corroídas y endurecidas en contacto con la sideorlita. La forma de los granos del mineral ha sido causa de que algunos los consideraran como productos de aluvión antes de que se hubiera reconocido su textura concrecionada y concéntrica y su perfecto estado de conservación, que hace imposible considerar que hubieran sufrido arrastre ni transporte alguno; es indudable que las fuentes minerales han jugado un importante papel en la producción de estos depósitos, y que además se encuentran íntimamente asoFrancia la caliza es inseparable de los depósitos ciadas á calizas lacustres y á travertinos, así en siderolíticos del valle del Brié; además las fosforitas de Quercy, que son una particularidad de asociaciones características con el oligoceno infeeste terreno, ofrecen por su fauna de mamíferos rior, por lo cual, y teniendo en cuenta la contemporaneidad de algunos depósitos con las formaciones del yeso de París, se incluyen los depósitos siderolíticos en el período oligoceno. La gan. del mineral de hierro en los depósitos del Jura y del Franco Condado es una arcilla roja llamada bolus, conteniendo bajo forma de nido los minerales pisolíticos; este mineral es extraordinariamente abundante, rellenando las hendeduras de

ga

las capas jurásicas, y el geólogo Greppin ha señalado en la parte superior del siderolítico del Jura bernés una pudinga de elementos calcáreos muy analoga al nagelfluh mioceno. En Alsacia y en la Selva Negra existe también esta pudinga con pisolitas incrustadas en los cantos que la constituyen, y algunos, y entre ellos Kilian, la separan de la formación siderolítica llevándola á formar parte de la facies litoral del oligoceno marino. Una de las calizas que se asocian à la siderolita es de agua dulce y contiene restos de Chara helipteres unidos á Linneas y Planorbis; como ejemplo de la complicación mineralógica y paleontológica de estos depósitos, basta recordar que ya en 1834 el geólogo Thirria señaló en Charmont la existencia de una marga terciaria de 27 m. de espesor y conteniendo lignito, colocada por encinia del mineral pisolítico.

Esta formación siderolítica se presenta también en los departamentos del E., dependiendo de ella los minerales de hierro del Franco Condado y Alsacia, encontrándose igualmente en la Borgoña y el país llamado Berri, siendo verdaderamente típico el que constituye los yacimientos de esta última localidad; las formaciones centrales están constituídas por el mineral pisolítico asociado á una pequeña cantidad de arcilla y á granos de cuarzo, y generalmente en las proximidades del mineral se observan margas harino sas ó cristalinas procedentes del metamorfismo de las calizas jurásicas subyacentes; en algunos puntos el mineral penetra inyectándose en las calizas que las emanaciones férricas han endurecido y enrojecido, y frecuentemente la mezcla del mineral con la marga es muy íntima y da origen á una roca que recibe el nombre de castillot; en algunos puntos la masa fundamental del depósito es una arcilla dura abigarrada impregnada de sílice y de ópalo y en la que existen nódulos geólicos de limonita que naturalmente pasan á minerales ó granos pisolíticos. La formación siderolítica hállase regularmente cubierta por una caliza lacustre, margosa, y de la que se explota piedra para la construcción, unas veces cavernosa y otras perfectamente útil para la talla; en algunos puntos se encuentra la roca impregnada de calcedonia y de ópalo, que a veces colorea de rosa.

Los depósitos de fosforita ó fosfato de cal, tan extendidos en Quercy, constituyen una formación muy análoga á la siderolítica; algunos la hacen depender de ella, y es indudable que debe incluirse en la base del terreno oligoceno; ocupan estos depósitos grietas de las calizas jurásicas; y como ha hecho observar M. Peron, dependen bastante estrechamente de los yacimientos terciarios que le rodean. Se ve que en la región de las altas mesetas calizas las corrientes de agua dulce durante el período eoceno dieron lugar, por erosión, á la formación de unos islotes que rara vez alcanzan más de 950 m. de altitud, y por

[ocr errors]

cima de los cuales no se encuentran ya nódulos de fosforita; son éstos muy variables, pues algunos alcanzan hasta 35 m. de diámetro, en tanto que otros son muchísimo más pequeños. Los filones ó inyecciones del mineral fosfatado también varían mucho por sus dimensiones, y algunos se prolongan en linea recta más de 90 m. ; las direcciones dominantes son de E. N. E. á O.N. E., terminándose todos los filones ó inyecciones en una punta aguzada hacia el interior y en un ensanchamiento ó sombrerete hacia la superficie. La fauna de las fosforitas merece muy especial mención, pues que los restos de una porción de anfibios y reptiles se han transformado en fosfatos, habiéndose conservado la forma por una rápida constitución á temperatura muy elevada y en aguas de muy escasa acidez. La edad de estas fosforitas se fija exactamente, no sólo por los restos de vertebrados, sino por las conchas de moluscos; así, en Lamandine se han encontrado, en una marga fosfatada, la Cyclostoma formosum y Planorbis corneus; respecto á los mamíferos pertenecen en su mayoría á los géneros fósiles l'aleotherium, Anoplotherium, Xiphodon, Cynodictis y otros, y según el paleontólogo M. Filhol, de los 53 géneros descubiertos en este yacimien to 14 son nuevos y 25 conocidos en las anteriores formaciones del yeso. Del grupo de los cuadrumanos tan sólo se ha recogido un ejemplar de lemúrido como el Necrolemur antiquus, y en el que se presentan muchos caracteres correspondientes puramente á la fauna africana, afinida des que han confirmado el estudio de los reptiles encontrados en las fosforitas, al mismo tiempo que los moluscos pertenecientes á los grupos de los glandinidos, ciclostómidos y linneidos, característicos de un clima cálido y húmedo. La presencia de los géneros Canotherium, Amphi tragulus, Anthracotherium y Acerotherium manifiesta bien claramente la afinidad y relaciones con la época miocena y es un dato más para asignar el origen de las fosforitas como correspondiente á la oligocena. En lo que se refiere á la presencia y origen de los vertebrados en las grutas y cavidades fosfatadas, se ha supuesto que murieron asfixiados por la afluencia de vapores deletéreos que se escapaban de las fuentes en que iban á beber dichos animales, y además la existencia de numerosos esqueletos enteros, y la falta de incisiones en los huesos de los rumiantes y en los roedores que se encuentran mezclados con los de los carniceros, no permiten suponer otro origen distinto.

En resumen, la formación fosforítica, lo mismo que la de los depósitos siderolíticos, son un fenómeno en el que las acciones de la dinámica han contribuído con más ó menos potencia; y siendo esto innegable, no pueden asignarse con entera independencia á los terrenos sedimentarios tan sólo, siendo en realidad formaciones mixtas en las que han tomado parte los agentes exteriores, y que los fósiles han venido á fechar emisiones cuya abundancia está sin du. da en relación con los grandes movimientos que se preparaban en todo el suelo de Europa. Las erupciones ó emisiones que más importancia tuvieron en la parte occidental de este continente fueron, como se ha dicho anteriormente, las de materiales ferruginosos, y como ejemplo de esto pueden citarse en España las riquísimas formaciones de hierro que se explotan en toda la provincia de Vizcaya, y que habiendo sido consideradas por algunos autores como pertenecientes al terreno cretáceo en que se hallan enclavadas, créese hoy, siguiendo la autorizada opinión de Czyszkowski, que son debidas á fenómenos eruptivos realizados al principio del período oligoceno; constituyen la base general de la explotación las siderosas ó carbonatos de hierro que van descomponiéndose hacia la parte superficial hasta

dar como resultado de sus alteraciones minerales oxidados, y principalmente hematites, que forman la costra ó sombrero de todos los yaci mientos. Las mismas conclusiones que de los yacimientos de Bilbao se aplican a los yacimien tos ferríferos de Ouelhassa, situados en la ribera del río Tafna en Argelia, y que se hallan constituídos por hematites más o menos manganesiferas que contienen todavía geodas de siderosa espática alterada, pero conservando su forma cristalina, y asociadas á veces á la magnetita y al hierro oligisto. Lapparent opina que son debidas estas formaciones á la acción ejercida por emisiones ferrosas sobre una caliza en presencia de una formación de pizarras impermeables; en

[blocks in formation]

Tafna la caliza es cretácea, y la superposición de una pudinga miocena muy ferrífera nos indica la época de su formación. Otro ejemplo puede presentarse en España de estas formaciones, y le constituyen los minerales de Cartagena y Almería.

SIDEROMELANA: f. Geol. Roca perteneciente al grupo de las básicas, serie moderna, tipo de textura vítrea, modo cristalítico, incluída en la familia de las piroxénicas y peridóticas, serie de las rocas basalticas. El tipo vítreo de las rocas básicas modernas, á la que pertenecen las dioritas y los basaltos, le representan, según la términología y clasificación del sabio litólogo alemán Rosenbusch, las rocas que él llama vitrofiros basálticos, dentro de cuya categoría general distingue dos grupos, uno llamado el de las taquilitas, que le constituyen los vidrios solubles en los ácidos, y otro constituído por las hialomelanas, en el cual se incluyen todos los vidrios insolubles. A la primera de estas dos categorías corresponde particularmente la roca conocida con el nombre de sideromelana, pues en realidad es una verdadera taquilita ferrífera encontrada en algunas localidades de Islandia. Estos vidrios naturales son los representantes de las rocas básicas con peridoto, y en algunos de entre ellos, especialmente en las lavas modernas muy fusibles del Kilauea, se presentan bastantes formaciones perfectamente caracterizadas de olivino; la proporción de sílice varía, pero dentro de muy escasos límites, pues no baja de 50 ni excede de 53%; así, la citada lava del Kilauea, que es un verdadero vidrio basáltico, tiene 51, presentándose porosa y estirada en finos filamentos capilares que reciben en el país el nombre de cabellos de la reina Pelé, y comparables en un todo á las denominadas lanas de las escorias; este volcán es en la actualidad el más potente por el número y naturaleza de sus emisiones de lava vítrea, formada en parte de hialomelana y en parte de vitrofiro basáltico. La densidad de estas rocas es aproximadamente de 2,5, y gene

el vértice más o menos rior muy redondeado y saliente; borde apical muy convexo en algunas especies; borde interno más ó menos escotado en su ángulo interno y de la misma longitud que el borde apical; alas inferiores grandes, triangu lares, ovaladas, con su borde costal arqueado en la base, con su ángulo externo dilatado y su borde externo redondeado; ángulo anal generalmente terminado en una pequeña cola; patas del primer par del macho pequeñas, muy delgadas, pelosas, con las tibias mucho más cortas que los fémures; tarsos simples, co: un solo artejo y casi tan largos como las tibias; patas del primer par de la hembra cortas, robustas, escamosas, con las tibias un poco más cortas que los fémures; tarsos más cortos que las tibias y oblicuamente truncados en su extremidad; patas del segundo y tercer par cortas, robustas, con los fémures escamosos, casi tan largos como las tibias y tarsos reunidos; tibias armadas por debajo de dos series de espinas fuertes, con los tarsos cortos, escamosos, de cinco artejos; abdomen ovalado y robusto. Las orugas y las crisálidas son desconocidas.

Algunas especies de este género habitan las regiones más cálidas de la América del Sur y de las Antillas; tal es el tipo del género Siderone Itis Fab.

SIDERÓPORA (del gr. oidnpos, hierro, y ópos, agujero): f. Zool. Género de celentéreos de la clase antozoos, orden zoantarios, familia porítidos, muy próximos al género Porites, del cual se distinguen por tener las celdas hundidas ó apenas mamelonadas, de forma circular subhexagonal, con seis escotaduras laterales bastante profundas y un eje columelar muy delgado en el centro; las celdas están irregularmente esparci das en la superficie del polípero, que es arborescente, palmeado y finamente granulado, pero no poroso.

Este género fué establecido por Blainville en su Manual de Actinología á expensas del género Porites, y como tipos de él pueden citarse la Siralmente en su composición entra una pequeña deropora scabra L., la S. elongata Lamarck y la S. subdigitata Lamarck.

cantidad de agua. Las taquilitas encuéntranse ordinariamente como elementos de relleno en las hendeduras y en las paredes de las cavidades de los basaltos, y sus caracteres microscopicos son completamente análogos á los que presentan las obsidianas. La desigualdad de la solubilidad en los ácidos de la taquilita y la hialomelana indica diferencias en la constitución química análogas á las que se conocen en los vidrios ácidos. La forma más ordinaria de presentarse estos vidrios es en la de abundantes secreciones cristalinas; así, aparecen en microlitos y cristalitos que pueden ser triquites, globulites y otra cualquiera forma del grupo; en cambio la textura esferolítica falta casi por completo, siendo uno de los pocos ejemplos que pueden citarse el que presenta la taquilita de Bobenhausen; el basalto taquilítico de Maróstica, cerca de Venecia, presenta una curiosa estructura definidamente perlítica; puede citarse como formando parte de este grupo de rocas la palagonita, que es un vidrio en cuya composición entra el agua, de color pardo ó pardo rojizo, que se presenta en forma de granos aislados en las tobas basálticas de diversas localidades, especialmente en las proximidades de Palagonia y del Etna en Sicilia. A causa de la cantidad de agua que contiene puede

considerarse esta roca como la forma retínica del magma basaltico. Los granos de la palagonita incrustados en las tobas volcánicas preséntanse generalmente bastante alterados, lo que aumenta su cantidad de agua con la procedente de la descomposición, pudiendo á veces ser considerada como agua de composición.

SIDERONA (del gr. olonpos, hierro): f. Zool. Género de insectos del orden lepidópteros, familia ninfálidos, tribu uinfalinos, caracterizado de la manera siguiente: cuerpo robusto; alas grandes, las superiores algo escotadas en su ángulo posterior; ángulo anal de las alas inferiores algo doblado; cabeza de mediano grosor, pelosa y provista de un ligero mechón frontal; palpos labiales grandes: nunca pasan del nivel de los ojos; frente ancha y escamosa; ojos grandes y desnudos; antenas cortas, de longitud igual á las dos quintas partes de las alas superiores, extendiéndose gradualmente y terminadas por una maza larga, delgada en la extremidad y oblicuamente truncada; tórax robusto y velloso; alas superiores grandes, ovaladas, con su borde ante

SIDEROSA: f. SIDERITIS; mineral de hierro carbonatado, de color pardo algo acerado, que se presta fácilmente al beneficio metalúrgico.

SIDERÓSCOPO (del gr. oíônpos, hierro, y oкoTew, yo miro): m. Fis. Aparato empleado por Lebaillif en 1828 para demostrar que todos los cuerpos son influídos por los imanes.

Durante mucho tiempo se consideró el magnetismo como propiedad específica de un corto número de substancias, en primer lugar el hierro. Pero desde el momento en que se atribuyeron los fenómenos magnéticos á corrientes eléctricas que circulan alrededor de los elementos de los cuerpos, costó trabajo admitir que estas corrientes no existieran sino en determinadas substancias privilegiadas. Y en efecto, todos los cuerpos obedecen á la acción de los imanes, pero sólo des pués del descubrimiento de los electroimanes fué cuando se pudo disponer de medios bastante enérgicos para hacer desaparecer todas las dudas

sobre el asunto. La cuestión de la universalidad del magnetismo fué suscitada ya á principios del siglo XVIII.

Musschenbroeck y Nollet habían comprobado las cenizas de los vegetales, pequeños fragmen que una porción de cuerpos reducidos á polvo, tos de substancias orgánicas, son atraídos por el imán, pero atribuyeron el fenómeno á la presencia de partecillas de hierro en dichos cuerpos.

Posteriormente diferentes físicos se ocuparon en el mismo asunto, mereciendo especial mención el notable descubrimiento de Brugmanns en 1778, de que el bismuto es repelido por los imanes suficientemente enérgicos, fenómeno sin ejemplo hasta entonces; los interesantes trabajos de Coulomb, que hizo un examen detenido de la acción de los imanes sobre todos los cuerpos; los no menos interesantes estudios de Becquerel, hechos después del descubrimiento del electromagnetismo; los de Lebaillif y Saigei; y principalmente les de Faraday en 1845, por los cuales quedó plenamente demostrada la universalidad de acción del magnetismo.

El aparato empleado por Lebaillif para estudiar la influencia de todos los cuerpos sobre la aguja imanada, al que llamó sideróscopo, sin duda por atribuir dicha influencia á la presencia de partículas de hierro en las substancias sometidas á la experimentación, consiste en una paja

de 40 centímetros de longitud suspendida hori. zontalmente por medio de un hilo de algodón, colocada en una caja de cristal análoga á la de la balanza de torsión, pero mucho más alargada; en el extremo de la paja, y formando como una prolongación de ésta, hay fija una aguja de coser imanada á saturación. Este aparato es muy sensible, y para experimentar con él se aproximan los cuerpos cuya influencia sobre la aguja se quiere ensayar, cuando ésta se halla en reposo en el meridiano magnético. Lebaillif comprobó con su sideróscopo que el bismuto y el antimonio ejercen una acción repulsiva sobre la aguja, confirmando así lo descubierto por Brugmanns.

SIDEROSQUIFOLITA: f. Miner. Silicato doble de hierro y alúmina, tenido por variedad de la cronstadtita, cuya composición responde á la de un silicato de hierro casi puro é hidratado, conteniendo además, en proporciones exiguas, los óxidos de magnesio y de manganeso, éste al mínimo; cuando á tales compuestos únense, por vía de combinación, la cal, la alúmina y algún otro óxido terroso ó alcalinotérreo, origínanse variedades no desprovistas de importancia desde el punto de vista mineralógico, ya que no tengan grandes aplicaciones á la industria ni sea dable, á lo menos en el momento presente, beneficiar estos minerales como mena de hierro, á causa de la proporción de ácido silícico en ellos contenida, la cual elévase en el tipo de la espe cie á más de 22 por 100.

Preséntase la siderosquifolita, aunque nunca en grandes masas, bien cristalizada en prismas hexagonales, sin trabajo referibles al sistema romboedrico; y este carácter, aparte de la miscuya forma dominante, si bien incluída en el ma composición, distínguela de la cronstadtita, mismo sistema, es una pirámide triangular, la cual derivase fácilmente de un romboedro agudo; tiene el silicato de hierro y alumina que describimos color muy característico, negro aterciopelado brillante y no confundible con otro alguno; carece de lustre metálico y tienelo resi

noso marcadísimo, siendo los cristales perfectamente opacos, y es por todo extremo curioso que el polvo del mineral tenga color verde y no muy obscuro ni pardo verdoso; su peso específico alcanza hasta el número 3, y la dureza entre la de la caliza y la del espato fluor. En cuanto à caracteres químicos, sabese cómo se trata de un mineral infusible al soplete, y sólo forma, degpués de emplear largo rato el fuego, una escoria negra completamente desprovista de toda acción sobre la aguja imanada; apelando á la vía húmieda, llega á disolverse en los ácido después de una digestión muy prolongada y con auxilio del calor, si se usan aquellos reactivos bastante con centrados y puros, y en el líquido resultante pue den ponerse de manifiesto el hierro y la alumi na apelando á los caracteres propios y peculia res de ambos cuerpos.

Al lado de la siderosquifolita suelen colocarse otros dos minerales, también silicatos de hierro, á saber: la stilpuomelana, ó sea el silicato férrico hidratado conteniendo 8 por 100 de sesquióxido de aluminio, 1 de óxido de calcio y 3 de óxido de magnesio, cuerpo muy raro caracteri zado por ser siempre de estructura hojosa y de color negro arterciopelado y brillante, encontrándose tan sólo cristalizado en la Silesia austriaca; y el conopalo, que es el mismo silicato férrico hidratado, con alúmina, cal y magnesia, muy parecido en su aspecto á la variedad denominada hierro resinita; distínguese este cuerpo por presentarse de dos maneras distintas, y así es unas veces verde obscuro ó pardusco, en cuyo caso aparece dotado de intenso brillo resinoso, y otras veces tiene color verde pardo, siendo en tal caso su estructura terrosa bien manifiesta;

los otros caracteres físicos y químicos de los cuerpos citados son los correspondientes al silicato hidratado de hierro, tipo de la especie, sin otras diferencias que ciertas variantes de poca monta en la formia de los cristales y poder determinarse en ellos mayor número de compo

nentes.

SIDEROSTATO: m. Astr. Aparato ideado por Foucault para el estudio continuo de la superficie del Sol, y en general de la de un astro cualquiera, y de aquí su nombre. La disposición de este aparato, que no llegó á realizarse por la muerte prematura de su inventor, es la siguien te, según H. Sainte-Claire Deville: se compone esencialmente de un espejo plano plateado, mo

vido por aparato de relojería, de modo que en vía constantemente en dirección horizontal los rayos del astro que se quiere observar, y de un aparato objetivo fijo, reflector ó refractor, es decir, telescopio ó anteojo, que concentra dichos rayos en un foco. Este foco coincide con el orificio de una cámara obscura, en la cual el astrónomo, sin molestia ni fatiga alguna, puede hacer las observaciones y tomar las medidas que desee. Una de las aplicaciones más interesantes que Foucault quería hacer del siderostato era al es

Siderostato

tudio permanente del Sol. Para ello pensaba instalar su aparato en una sala muy frecuentada de un Observatorio, en la que se podría tener una imagen amplificada y fija del Sol sobre una pantalla cuadriculada. La aparición, forma y transformaciones de las manchas, el paso de un asteroide por el disco del Sol y tantos otros fenómenos, podrían ser estudiados de una mane ra continua, sin peligro ni molestia alguna para la vista, por cuantas personas pasaran con frecuencia por dicha habitación.

SIDERÓXILO (del gr. σionpos, hierro, y úlov, madera): m. Bot. Género de plantas (Sideroxylon) perteneciente á la familia de las Córneas, cuyas especies habitan en el Cabo de Buena Esperanza, y son plantas arbóreas, con el leño duro y resistente, las hojas opuestas, lanceoladas, pecioladas, coriáceas, dentadas, con nerviación pinnada, y las flores dispuestas en panojas racimiformes; cáliz con el tubo apeonzado, soldado en su base con el ovario, y el limbo súpero, cuadridentado; cuatro pétalos anchos, sentados por su base entre los dientes del cáliz; cuatro estambres insertos á igual altura que los pétalos, alternos, con los filamentos aleznados, y las anteras biloculares, globosodídimas y longitudinalmente dehiscentes; ovario ínfero, cuadrilocular, con el vertice casi saliente y lanudo, óvulos y solitarios en las celdas y colgantes; el fruto es una drupa abayada, coronada por el limbo del cáliz, con núcleo cuadrilocular y celdas monospermas; semilla invertida.

SIDERURGIA (del gr. σιδηρουργία; de σίδηρος, hierro, y pyov, obra): f. Arte de trabajar el hierro y darle las diversas formas de que es susceptible para los usos industriales y domésticos. SIDETES: m. Paleont. Resto fósil que ha sido descrito, considerándole un género, por Giebel en 1847, y que consta de una pieza única de forma semicircular, formando parte del grupo que, incluído en el término general de Rincolites, ha sido fundado sobre los restos fósiles per

tenecientes á mandíbulas de los cefalópodos, grupo que fué creado por el paleontólogo Biguet en 1819, y que aunque posteriormente ha sido modificado muchas veces, siempre ha quedado dicha palabra como término general; se los ha encontrado principalmente en los terrenos secundarios, y acerca de su naturaleza ya Blumenbach los consideró como restos de los cefalópodos, y la existencia de una concha caliza en las mandí bulas de los actuales Nautilus hizo suponer á D'Orbigny que estos restos fósiles pertenecían á dicho grupo, si bien no está completamente li

mitada la existencia de los Rincolites á los Nautilus, pues deben proceder de todos los cefalópodos. La forma que describimos ha sido considerada por Ooster como formando parte de una mandíbula del género Rhinchoteuthis, que consta de un pico triangular convexo en sus dos caras y formado de dos partes, la una anterior bastante aguzada y la otra posterior con dos alas laterales, y que forma lo que se considera como el Sidetes. Encuéntrase esta forma

en los terrenos jurási cos y cretáceos, habiendo varias especies descritas por D'Orbigny. Para algunos autores,

entre los cuales está Fischer, la cuestión de la naturaleza del Sidetes, así como de las formas

análogas, es aún discutible, pues parece ser que algunos decápodos fósiles del grupo de los Belemnites hayan teni

do mandíbulas calizas,

exactamente igual que los Nautilus; además, hasta ahora no se han encontrado estos restos en los terrenos de transición, donde tanto abundan los nautílidos.

SIDI-ALI-EL-MEKKI: Geog. Ras ó cabo del Norte de Túnez, sit. en el extremo del promontorio que separa del mar al pantano ó Bahira de Gar-el-Meláh ó de Porto Farina, en el que vierten dos brazos del Meyerda. Dicho promontorio es parte de un macizo montañoso que proyecta otros cabos en el Mediterráneo y domina al O. la llanura en que se extienden los lagos de Bizerta. Los italianos llaman al ras Sidi-Alí-elMekki Cabo Farina; los romanos le llamaban Promontorium Apollinis, y se cree que es el Ruscinoma de los cartagineses. Entre él y el antiguo Cabo de Mercurio (Cabo Bon, el ras Addar de los árabes), sit. 66 kms. al E.S. E., se abre el gran Golfo de Túnez, ó sea el antiguo Golfo de Cartago.

SIDI-ALI-MOHAMMED: Geog. Lago de Marruecos, sit. al S.S. E. de Fez, en un valle del Gran Atlas, cerca de los montes Tamarakuit, ramificación N. E. del Yebel Aián. Tiene unos 15 kms. de long. por 2 ó 3 de anchura.

SIDI-ATTAR: Geog. Ensenada en la parte occidental de la costa del Rif, Marruecos, sit. un poco al E. de la de M'ter y en la cual se ve un morabito de bella construcción, edificado en la orilla del mar en medio de bosquecillos de árboles y adelfas y cerca del río Tarsa; presenta en el interior y en la falda de las colinas un pueblo que de lejos parece una mancha blanca en medio de un campo verde. El río Tarsa, que no es más que un arroyo, desagua entre el citado morabito y una torre que hay más al S., sobre una altura derivada de las colinas que dominan la llanura por donde corre aquél. La montaña de Scovasso, que está entre la torre de Sidi-Attar y la punta de Pescadores, se eleva á 1 190 m. de alt., y es un buen punto de reconocimiento por tener en su cumbre una quebrada parecida á la cuchillada de Roldán en el monte Puig-Campáns de la costa de Alicante (Derrotero del Mediterráneo).

SIDI-BEL-ABBÉS: Geog. C. cap. de distrito, prov. de Orán, Argelia, sit. á 475 m. de alt., al S. de Orán, en la orilla dra. del Mekerra, en una llanura fértil y bien regada y en el f. c. de Orán á Bedeau ó Ras-el-Ma; 17 000 habitantes. Fáb. de cerveza y harina; gran comercio de cereales, esparto, carbón, maderas y ganados. Es una de las más prósperas colonias francesas de Argelia, gracias al gran número de españoles que hay en ella. Es población de aspecto moderno, con calles anchas y rectas y mucho arbolado.

SIDI-BU-SAID: Geog. Cabo del Norte de Túnez, llamado también Cabo de Cartago, situado Túnez cerca y á 8 kms. N.N. E. de la Goleta. y Forma con el Ras-cl-Fortas el abra de la bahía de Túnez.

SIDICINOS: m. pl. Geog. ant. Pueblo de la Campania, sit. al N. de los confines del Sámnium; cap. Teánum Sidicínum. Atacados por los samnitas en 343 antes de J.C., implorarou el socorro de Capua; ésta á su vez llamó á los romanos, y tal fué el origen de la famosa guerra de los samnitas. Los sidicinos quedaron someti dos á los samnitas cuando se estipuló la paz en 341 antes de J. C. Armáronse contra Romia en 337 y fueron reducidos en 334. Eran de la misma familia que los ausones.

[graphic]

la

SIDIDOS (de sida): m. pl. Zool. Familia de crustáceos de la subclase de los entomostráceos, orden de los filópodos, suborden de los cladóceros, que se caracteriza por tener las especies que componen la cabeza bien limitada del resto del cuerpo por un estrechamiento à modo de cuello bien marcado; el cuerpo movible, y contenido, así como las patas, en un caparazón bivalvo grande y transparente sin envoltura gelatinosa; antenas posteriores en los dos sexos con las ramas bi ó triarticuladas y provistas de sedas laterales; seis pares de patas todas lamelosas, con largas sedas dispuestas al modo de las púas de un peine y con un apéndice branquial bien desarrollado; aparato de adhesión en el dorso.

Viven estos crustáceos en las aguas dulces, generalmente en los lagos y estanques, y rara vez en las aguas salobres o saladas. Nadan con gran que caminan á saltos. Con la glándula adhesiva agilidad, pero bruscamente, de modo que parece que llevan en la región de la cabeza se adhieren á los objetos y permanecen así fijos algún tiempo, moviendo las antenas y formando una especie de torbellino para atraer á su alcance á los infusorios, larvitas y algas de que se alimentan, y poderlas así devorar con mayor facilidad.

Todos los individuos de esta familia son de muy pequeño tamaño. Comprende esta familia un mediano número de géneros, entre los cuales, por ser más frecuentes, merecen citarse los siguientes: Latona Str., Daphnella Baud., Sida Str. y Limniosida G. O. Sars.

SIDI-EL-HANI: Geog. Sebja ó laguna también llamada de Kairuán, en Túnez, sit. cerca y al E.S. E. de Kairuán; tiene unos 125 kilómetros de circuito, y su superficie en las inundaciones es por lo menos de 500 kms.2; en los años lluviosos conserva un poco de agua en su parte central. Está completamente separada del litoral por el macizo de las colinas del Sahel; otro lago que hay al N. de Kelbiáh, menos extenso pero siempre lleno de agua, comunica, aunque de modo intermitente, con el Mediterráneo.

SIDI-FERRUCH: Geog. Aldea del municip. de Staneli, prov. de Argel, á orillas del Mediterráneo, en la lengueta de tierra llamada Torre Chica. Merece citarse por ser el lugar en que desembarcó el ejército francés en 14 de junio de 1830.

SIDI-HECHAM: Geog. V. TAZERUALT.

SIDIMO SIDDIM: Geog. ant. Valle de Palestina lleno de pozos de asfalto. Según el Génesis, ocupaba el lugar en que luego estuvo el lago As

faltites.

SIDIMA: Geog. ant. C. de la Licia, Asia Menor, sit. en la orilla izq. del Janto, cerca de la moderna aldea de Turturcar. Se conservan rui

nas.

SIDI-MOHAMMED 1: Biog. Emperador de Marruecos. N. hacia 1702. M. en Rabat á 11 de abril de 1790. Fué hijo de Abd-Alláh, á quien sucedió en 1757. Mucho antes había sido asociado al gobierno por su padre. Ajustó tratados de

[merged small][ocr errors]

paz con Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Suecia, Venecia, Francia, España, Portugal, el em. perador de Alemania, Toscana y otros Estados de Italia. Entonces se establecieron en Marruecos muchos europeos, no pocos de ellos obreros, contribuyendo todos al embellecimiento y la actividad comercial del Imperio. Sidi-Mohammed fundó (1760) á Mogador y echó los cimientos (1773) de la ciudad de Fidala; pero, habiendo elevado los derechos de aduanas y queriendo ejercer el monopolio mercantil, disminuyó en grandes proporciones el comercio. Gastaba gruesas cantidades en la compra de cañones y otras cosas para la guerra. Quitó (1769) Mazagrán á los portugueses, y en vano puso sitio (1774) á Melilla, donde halló tal resistencia que hubo de pedir á Carlos III de España la paz, que se firmó en 1780. Leal amigo de los españoles en adelante, les abrió el puerto de Tánger cuando bloquearon á Gibraltar. No tuvo importancia una breve lucha de Marruecos con los holandeses. Popular y humano, el emperador hacía por sí mismo justicia tres días en cada semana; logró que en su reinado hubiera más tranquilidad que en los anteriores; sofocó una rebelión (1778) de 100 000 negros acaudillados por su hijo Muley Yezid, é iba de nuevo á castigar á éste, que desobedecía sus mandatos, cuando le sorprendió la muerte.

sit. en una profunda ensenada del Seto-utsi ó Mar Interior; 6 000 habits.

vincia de Nandidrug, Misore, India, sit. al N.O. de Kolar, en la orilla izq. del Alto Pongani ó Pennar del Sur; 6 000 habits. SIDMOUTH (ENRIQUE): Biog. V. ADDINGTON costa, entre Berito al N. y Tiro al S. Tenía sus (ENRIQUE).

SIDNEY: Geog. V. SYDNEY.

- SIDNEY (FELIPE): Biog. Político y literato inglés. N. en Penshurts (Kent) en 1554. M. en Arnheim en 1586. Mostró desde su infancia disposiciones extraordinarias para el estudio, y viajó con objeto de completar su educación. En París, en donde Carlos IX le nombró gentilhombre de su cámara, presenció la mortandad de la San Bartolomé refugiado en la casa de la embajada inglesa. Visitó luego los Países Bajos y Alemania; se alió en Francfort con Huberto Languet; luego marchó á Hungría y á Italia, en donde, según se cree, vivió con el Tasso en Padua. Durante sus viajes, Felipe Sidney había adquirido una vasta y sólida instrucción. Estaba además dotado de condiciones físicas tan excelentes que cuando regresó á Londres en 1575 recibió la más favorable acogida de la reina Isabel. Nombrado al año siguiente embajador de esta reina en la corte del emperador, consiguió formar una liga de todos los príncipes protestantes contra el Papa y España, y regresó á Londres en 1577. A pesar de su raro mérito, cayó en desgracia por publicar -SIDI-MOHAMMED II: Biog. Emperador de una Carta contra el proyectado matrimonio de la Marruecos. N. en 1803. M. à 17 de septiembre reina con el duque de Anjou y por haber provode 1873. Hijo primogénito de Abderramán, á cado en duelo al conde de Oxford (1580). Dicha quien sucedió en agosto de 1859, inauguró su carta sirvió de pretexto á sus enemigos para perreinado por una breve pero sangrienta guerra con seguirle y calumniarle, viéndose obligado á abanEspaña (noviembre de 1859 á marzo de 1860). donar la corte y retirarse al fondo de una proVencido en la lucha su general Muley-Abbás, se vincia, donde se entregó al cultivo de las Letras. ajustó un tratado de paz humillante para Sidi. Nombrado caballero, diputado de Kent en los Mohammed, que luego procuró mejorar sus rela Comunes, se disponía á emprender un viaje de ciones con varios estados de Europa. Adoptó el descubrimiento á América cuando fué elegido emperador varias medidas favorables à la nave- rey de Polonia. La simple oposición de Isabel gación; dispuso que en las costas se levantasen bastó para decidirle á rehusar el trono. Nombravarios faros; concedió á los extranjeros algunas do gobernador de Flesinga y general de la cabaventajas aduaneras que disgustaron á los gober-llería en el momento de la guerra de Flandes, nados, faltando poco para que éstos le impusieran (1862) una abdicación, y promulgó un decreto (junio de 1864) que otorgaba á los europeos la libertad de comercio en todo el Imperio. Vió alterada la paz por frecuentes insurrecciones. Para sofocar la más general de todas, reunió (1867) un ejército de 30 000 hombres.

SIDI-MOHAMMED-ES-SADOK: Biog. Rey de Túnez de la familia de los Hasán-ben-Alí. N. en 1813. M. á 29 de octubre de 1882. Ocupó el trono en 23 de septiembre de 1859. Prometió en el mismo año por un decreto á todos sus súbditos, sin excluir a los judíos, la tolerancia religiosa, la igualdad ante la ley, la libertad y la seguri dad individual. Deseando introducir en su país las instituciones y costumbres europeas, copió de Francia el sistema de impuestos, el llamamiento à las armas, las leyes comerciales y hasta el librecambio. También fundó un periódico oficial; realizó con Europa operaciones de crédito; hizo empréstitos y emitió sobre la plaza de París (1865) obligaciones reembolsables por la amortización de una parte de las mismas en cada año; mas no pudiendo cumplir este compromiso, surgieron de aquí complicaciones, una ruptura y un arreglo posterior con Francia (junio de 1868). Sidi Mohammed reprimió en breve tiempo la insurrección de los montañeses dirigidos por Sidiel-Abel, hermano del bey. Hecho prisionero el jefe de los rebeldes, murió emparedado.

SIDI-YAYA: Geog. Ensenada en la bahía de Bugía, costa de Argelia. Está al pie de quebradas que descienden desde el vértice del Cabo Buak; tiene 1500 m. de abertura entre las puntos Buak y Abd el-Káder por 400 de seno, y está rodeada por todos lados de tierras acantiladas, que sólo dejan en el centro una playa estrecha en donde se ha podido construir la casa para la capitanía del puerto; se fondea en esta bahía por fondos de 8 à 12 m. á 2 cables de tierra. Este es el mejor fondeadero de la bahía de Bugía, en donde se está en completa seguridad en todos tiempos; aun con los del N. E. al E, la mar es menor allí que en los menores fondos al O. de la bahía frente á la población. En esta ensenada es donde fondean generalmente los buques de guerra, y también en donde los antiguos reyes de Argel enviaban á invernar sus escuadras (Derrotero del Mediterráneo).

SIDLAGATA: Geog. C. del dist. de Kolar, pro

sorprendió á Axel (1586), salvó al ejército inglés en Gravelina y fué mortalmente herido en la batalla de Zutfen, después de grandes prodigios de valor (1586). Su muerte fué objeto de un duelo público; recibió sepultura en San Pablo, y se le hicieron suntuosos funerales. Sidney era un poeta notable, y pasaba por el primer prosista inglés. Escribió las siguientes obras: La reina de mayo; La Arcadia; Defensa de la Poesia; El remedio de la paz; una traducción en verso de los Salmos, etc.

- SIDNEY (ALGERNON): Biog. Político inglés. N. en Londres hacia 1617 6 1622. M. decapitado en la misma c. en 1683. En 1643 abrazó el partido del Parlamento contra Carlos I; obtuvo el grado de Teniente General en 1646, y ejerció las funciones de gobernador de Dublín y después del castillo de Dover. Nombrado individuo del alto tribunal de justicia que juzgó al rey, parece que no se hallaba presente el día en que fué pronunciada la sentencia, no firmando por lo tanto el warrant para la ejecución. Sin embargo, algunos escritores aseguran que no desaprobó la condena. Republicano sincero, fué uno de los más violentos adversarios de Cromwell, y se negó á servir á las órdenes de su gobierno. Retirado en una de sus posesiones, compuso sus Discursos sobre el gobierno, que fueron durante mucho tiempo el catecismo de los republicanos. Volvió á la vida política cuando Ricardo Cromwell abdicó el protectorado; fué Consejero de Estado en 1659, y negoció la paz entre Suecia y Dinamarca. Sidney se desterró voluntariamente en los días de la Restauración, no quiso aprovechar la amnistía concedida por Carlos II, y vivió diecisiete años en el extranjero. Residió sucesivamente en Italia, Alemania, Suiza y Francia, declarando sin temor sus opiniones republicanas. En 1677, que riendo verle su padre antes de morir, alcanzó de Carlos II que su hijo volviese á Inglaterra, Elegido diputado en 1678, fué Sidney por su elocuente oposición el azote de los Ministros, y sostuvo con energía el proyecto de ley de exclusión le acusó de haber tomado parte en una conspirapropuesto contra el duque de York. En 1683 se ción; fué juzgado por una comisión presidida por Jefferies condenado sin pruebas, menos como culpable que como enemigo declarado de la monarquía.

SIDO 6 CHIDO: Geog. C. del gobierno de Kagava, prov. de Sanuki, isla de Sikok, Japón,

SIDÓN: Geog. ant. C. de Fenicia, sit. en la

reyes particulares, si bien formaba parte de la confederación cuyo Senado residía en Trípoli. Su industria y su comercio la hicieron célebre entre los griegos del tiempo de Homero; y aunque más tarde fué eclipsada por Tiro, sus naves eran todavía, en los días de las guerras médicas, los mejores veleros de Fenicia. Cayó, como todo el país, en poder de los persas, pero conservó sus reyes. En el año 351 a. de J. C., aliados los sidonios con los egipcios y chipriotas, se sublevaron contra sus dominadores; la c. fué tomada é incendiada, y 40 000 de sus pobladores perecie ron en las llamas. Ayudó á Alejandro Magno contra los persas, y al cambiar de señor continuaron gobernando sus reyes, hasta que en tiempos de Pompeyo, la Fenicia con la Siria, se convirtieron en prov. romana (V. FENICIA).

Refiriéndose á la moderna Sidón, hoy Saida, nuestro compatriota, el viajero Adolfo Rivadeneira, decía (Viaje de Ceilán á Damasco) que entre Beirut y Sidón todo es aridez y soledad zy hasta la playa que conduce á Sidón, raíz y flor de la industria y del comercio; entonces aparecen dilatadas huertas, espesos jardines que es conden los restos de la puerta por donde entraron los persas, los griegos, los romanos, y que actualmente son toda la riqueza de la c. Los naturales llaman á Sidón Saida, de Sâda, que en fenicio, como en árabe, significa pescar; sin em bargo, parece más natural descubrir en aquel nombre una alusión al de Sidón, hijo de Canaán. Es un pueblo como la mitad de Beirut, pero más apiñado; sus calles son por lo menos tan malas como las de aquella c., y tan llenas de perros que impiden el paso y obstruyen la vía. La población es de 12 000 almas: 3 000 cristianos y los demás mahometanos. Exporta tabaco para Egipto, sedas para Europa, y frutas, principalmente plátanos, para Beirut; en cambio recibe telas, hierro, maderas, trigo, etc. La autoridad reside hoy en manos de un kaimakam, pero sin fuerza armada; además to 'as las nacio nes tienen agentes consulares ad honorem. Como antigüedades no se ven más que las huellas de un puerto fenicio, las ruinas de un fuerte que mandó hacer San Luis en tiempo de la octava cruzada, y la necrópolis, que debía estar á la puerta de la antigua Sidon, pero que hoy se halla á media legua. Esta c. de muertos la forman unos grandes sepulcros cavados debajo de tierra, que por medio de galerías comunican entre sí en una sup. de 1 km2. Se han encon trado 26 sarcófagos fenicios y griegos, algunos de mármol negro, otros de piedra, con efigies é inscripciones muy bien esculpidas y grabadas, muchos ídolos, esculturas, armas, medallas, y sobre todo monedas. Pero fueron tales los disgustos, las intrigas, las querellas que surgían al descubrirse una pieza curiosa, que unos han tomado horror á las excavaciones y otros se han cansado de buscar y de no encontrar resultado; de manera que el único trabajo que debiera practicarse en aquella c. está paralizado.

SIDONIA: f. Zool. Género de insectos del orden de los coleópteros, familia de los cerambícidos, tribu de los lamiínos. Los insectos de este gé nero están caracterizados por ofrecer la cabeza algo cóncava entre sus tubérculos anteníferos; éstos cortos y aproximados en su base; frente muy transversal; antenas muy robustas, pubescentes, ciliadas por debajo y apenas más largas que el cuerpo; lóbulos inferiores de los ojos muy grandes y transversales; protórax tan largo como ancho, cilíndrico y atravesado por un surco en su base; escudo en forma de triángulo curvilíneo; surcados á lo largo de la sutura salvo por deélitros muy alargados, paralelos, cilíndricos, lante, y oblicuamente truncados por detrás; patas cortas, sobre todo las anteriores, robustas;

fémures en maza: los posteriores no pasan del segundo segmento abdominal; tibias del mismo largo y provisto de una pequeña depresión terpar apenas más largas que sus tarsos: éstos estrechos; el quinto segmento del abdomen muy minal; cuerpo alargado, cilíndrico y pubescente.

De este género no se ha descrito más que una especie (Sydonia apomecynoides Thoms.) origi. naria de Singapore. Este insecto es de regular tamaño y está revestido sn cuerpo de uniforme pubescencia de color amarillo de ocre; cada uno

« AnteriorContinuar »